La efectividad viste de blaugrana

La efectividad viste de blaugrana

Wilde, con un hattrick, comanda la goleada culé · El Fisiomedia fue un rival desconocido que apenas inquietó a la zaga rival · Mención aparte merece Paulinho, presente en la cancha pese al reciente fallecimiento de su padre · Los de Carmona, sellan su boleto al título.

FC Barcelona
6 0
Fisiomedia

El partido de los cabecillas fue decapitado por Wilde. Catalanes y baleares abrían fuego en la XXII edición de la Copa de España de fútbol sala con un choque, a priori, trepidante debido a su boyante panorama clasificatorio. Fue evidente la mayor veteranía culé y la aparición en la cancha de un Fisiomedia totalmente irreconocible.

Se presentaban los bermellones en tierras castellanas con el firme objetivo de seguir dando color a ese maravilloso fútbol sala al que han acostumbrado. Pero enfrente estuvo un serio equipo dirigido por Marc Carmona que tuvo en Wilde una ametralladora que, carente de piedad, abrió fuego sin tregua para herir las esperanzas de su rival.

Tras unos compases iniciales de tanteo, el conjunto catalán domeñó el arranque de soltura de su rival con una buena triangulación materializada por Lin. La efectividad se impuso a un juego combinativo que acabó transformándose en pelotazos a la multitud que apenas lograron inquietar a Cristian.

La correcta actuación en los primeros veinte minutos de Jesús Illán no estuvo secundada por un Miguelín desafortunado en buena parte de sus acciones (incluyendo los instantes que disputó de portero-jugador que costaron un gol a su equipo) y el Fisiomedia fue paulatinamente diluyéndose hasta que el Pedro Delgado observó perplejo como Wilde colocaba el segundo en el luminoso con un excelente disparo.

El brasileño sorprendió a todos, incluido Toñete, con un zarpazo que vio el agujero imposible. Fuese ese instante el que hizo despertar a equipo isleño del letargo en el que se estaba sumiendo, pero su superioridad en la acaparación del cuero no es plasmó en un marcador que subrayó un 2-0 claro y conciso al término de la primera mitad.

La segunda parte tardó en entrar en calor, y el Fisiomedia decidió lanzarse a por todas viendo los alicientes que se planteaban. A falta de 11 minutos y con el Barcelona con cuatro faltas en su casillero, Pato optó por anticipar el ingreso del portero-jugador en la pista, lo cuál fue claramente deficitario para sus intereses. Esto se debe al pobre bagaje que trajo consigo, con un Cristian que apenas apareció y con Saad y Wilde finiquitando buena parte del encuentro.

No tuvo mayor relato el encuentro, ya que el plantel manacorí bajó los brazos y su rival se limitó a profundizar un boquete que acabó transformándose en un set excesivo para la moral balear. Sin miramientos, los culés, con un fútbol que se asemejó al de los chicos de Guardiola, presenta sus credenciales a la que promete ser mejor Copa De España de la historia.