La lucha por la permanencia: caminos opuestos

Al concluir la primera vuelta nada hacía presagiar que dos equipos que peleaban por los puestos que dan acceso a Europa, como Getafe o Real Sociedad, tengan que disputar ocho finales para mantener la categoría. Levante o Sporting representan el polo opuesto. Después de muchas jornadas en los últimos puestos de la tabla, sendas rachas positivas les permiten encarar con mayor tranquilidad los últimos encuentros

La lucha por la permanencia: caminos opuestos
El Getefe de Michel no levanta cabeza

El partido que el Getafe disputó el pasado sábado en el Coliseum es un claro reflejo de su situación. A pesar de no dominar el encuentro, una buena jugada en la que Mosquera asiste de tacón a Manu del Moral les permitió adelantarse en el marcador. Pero es a partir de ese momento cuando el equipo se echa atrás, con una falta de juego y confianza que hacen recordar los peores momentos en primera, cuando Michel llegó para salvar a un equipo que, con los mismos puntos que ahora, coqueteaba con el descenso.  Pero ahora el cuestionado es él, y sus declaraciones tras el partido no esconden la situación de riesgo en la que se encuentra su equipo.

Después de pasarse más de media liga mirando de cerca a Europa, 2011 se está convirtiendo en un año nefasto para los azulones. Al concluir 2010, los de Michel se encontraban en una cómoda séptima plaza con los mismos puntos que el Atletico de Madrid, que ocupaba la última posición que daba acceso a Europa League en aquel momento,  a solo dos puntos de Champions. Pero desde que comenzara el año con una derrota ante el Real Madrid, el Getafe solo se ha dejado puntos, con la excepción de la visita del Deportivo en la que se impuso por un claro 4-1.  En los otros trece partidos que ha disputado este año, el conjunto del sur de Madrid no conoce la victoria- 5 empates y 8 derrotas-. Las bajas de algunos jugadores importantes y algunas derrotas poco merecidas han ido conduciendo al equipo a una situación en la que la desconfianza es palpable y la intranquilidad que provoca la urgencia por sumar puntos agrava la situación para las últimas fechas.

Un escenario similar es el que tiene por delante la Real Sociedad. Desde que ganara en casa al Mallorca en Febrero solo ha conquistado uno de los dieciocho últimos puntos que ha disputado, pasando de estar empatado con el Sevilla por la séptima plaza a situarse decimocuarto con solo seis puntos de margen con el descenso. La vorágine negativa en la que se ha visto envuelto el club donostiarra ha convertido un conjunto sólido y fuerte en su feudo en un equipo capaz de encajar tres goles en Anoeta frente a un Hércules que llevaba desde Octubre del pasado año sin marcar fuera de casa. A pesar del sorprendente inicio de campaña de los de Lasarte parece que, como el Getafe, los txurriurdin se verán obligados a sumar si quieren mantener la categoría.

La otra cara de la moneda está abanderada por el Levante. Tras terminar la primera vuelta en penúltima posición con solo cuatro victorias- doce derrotas y tres empates-, el club que dirige Luis García Plaza está inmerso en una racha que le acerca más a las plazas que dan acceso a Europa, de las que solo le separan cinco puntos a falta de ocho jornadas, que del descenso, al situarse ocho puntos por encima de los tres últimos puestos.

Aunque ni los más optimistas pudieran vaticinarlo, todo indica que se vivirá un final de campaña sin sobresaltos en el Ciudad de Valencia. Una segunda vuelta sencillamente increíble lo ha permitido.  Con una plantilla experimentada y compacta, la confianza de la que adolecen otros conjuntos, como Getafe o Real,y un jugador de un nivel muy superior al de un recién ascendido como es Felipe Caicedo, el conjunto valenciano se ha colocado en una situación de privilegio. Habiendo sumado  23 puntos en lo que ha transcurrido de segunda vuelta-tercer mejor equipo con solo dos puntos menos que todo un Real Madrid- los granotas están virtualmente salvados después de la victoria ante el Málaga del pasado domingo.

Otro ejemplo de tendencia positiva es el del Sporting. Tras un comienzo muy dubitativo que llegó incluso a provocar que se cuestionase a Manolo Preciado, de hecho tuvo pie y medio fuera del club durante varias jornadas, los gijonenses han pasado toda la temporada en el descenso o al borde del abismo. Pero una buena segunda vuelta- en la que no han perdido frente a Villareal, Valencia o Barça y han ganado a Atletico o Real Madrid- les permite situarse  seis puntos por encima de la zona roja, justo por encima de Real y Getafe.

Lo cierto es que en una liga tan apretada, una racha negativa puede llevar a un equipo de Europa al descenso en solo unas jornadas y una positiva auparte hacia cotas más altas de las previstas. Un nuevo entrenador-como en el caso de Marcelino en el Racing-,  un cambio táctico –el de Michel al pasar a jugar con dos delanteros-, un par de fichajes acertados –como los que realizó en diciembre el Sevilla-o simplemente un cambio de actitud o de fortuna pueden suponer vida o muerte deportiva para unas instituciones cuyos presupuestos dependen directamente de los objetivos por los que luchan. En fin, cuestión de rachas. Y más vale que las malas no lleguen al final.