Twitter, un instrumento del cuarto poder

La RAE define comunicar como: “hacer a otro partícipe de lo que uno tiene. Descubrir, manifestar o hacer saber a alguien algo”. Y eso es lo que ha conseguido Twitter, algo más que una red social, es uno de los medios de comunicación más utilizado por la ciudadanía, un verdadero creador de opinión pública con un potencial que aún no ha llegado a su máximo desarrollo.

Twitter, un instrumento del cuarto poder
Twitter, un instrumento del cuarto poder. Foto: coloeninternet.com

Estamos en la era de la globalización, donde todas las personas están conectadas, y el mundo de los 140 caracteres es una prueba de ello. Los medios de comunicación son el espejo a través del cual vemos el mundo, nos muestran lo que ocurre, pero nos enseñan sólo lo que ellos quieren que veamos, como dijo en su día Edmund Burke: es el cuarto poder. Los ciudadanos son cada vez más conscientes de que siempre se oculta algo y ese algo, entre otras muchas cosas, es lo que ha convertido a Twitter en un medio de información, pues las personas cuentan lo que ellos ven, en el momento en el que lo ven, sin necesidad de que te lo cuenten.

La rápida expansión que puede llegar a tener por la red una información es tan maravillosamente rápida que las posibilidades de crear una corriente de opinión pública con respecto a cualquier tema asusta. Y da miedo no solo por la rapidez e inmediatez, sino porque esta red social es un arma de doble filo, pues no todo lo que se cuenta es verdad, no toda la información está contrastada y no toda persona que utiliza dicha herramienta tiene la intención correcta de comunicar, de contar la realidad tal como es.

La posibilidad de convertirte no solo en usuario y consumidor de la información, sino de poder ser protagonista de la misma es otro de los elementos más atractivos en estos momentos de mundo digitalizado y conectado en el que vivimos gracias a los nuevos instrumentos tecnológicos. Pero Twitter no es solo una herramienta que ha permitido a los “no” profesionales de la comunicación adquirir el rol de estos, ya que los propios periodistas también se han visto beneficiados de este utensilio de trabajo y lo consideran parte esencial del mismo, pues no lo utilizan exclusivamente como forma de expansión de sus noticias, sino como una gran fuente de información y de opinión. En estos últimos recae la responsabilidad, por su deber profesional, del uso que le dan y deben darle a Twitter.

Como vemos, ahora cualquier persona se puede convertir en el actor principal de un acontecimiento, todos tenemos la posibilidad de expresar, de transmitir, de contar, de mostrar el espejo con el que cada uno de nosotros vemos la realidad. Únicamente tienes que saber qué contar y a quién seguir y, si quieres, el cuarto poder será tuyo.