Quiero ser y soñar siendo camino…

Quiero ser VAVEL, pues a la espera de la restitución del derecho, realidades y tribunas como esta permiten al ser humano el deber de alzar la voz ante la injusticia y el derecho de ejercer su profesión, su vocación.

Quiero ser y soñar siendo camino…
Charles Chaplin en "La Quimera del Oro", 1925. (Foto: Rollie Totheroh y Jack Wilson / aulacineull.blogspot.com.es)

Caminante que caminas por el reality de la vida detente por un instante para contemplar, sal del rebaño y pasea junto a estas líneas que hoy dirigen su mirada hacia la cruda realidad. Recuerda por un momento las palabras, rescata de los sueños de tu infancia la frase "Papá quiero ser" y del olvido que todos quisimos ser, algo más que un instante, una sombra o un afán.

Pasea conmigo y no olvides que siempre quisiste ser, que ciertamente lo has sido, lo eres y lo serás. Pues el que suscribe estas líneas se empeña en ser y te invita a tomarte el mejor café de tu vida, la mezcla heterogénea de las moléculas del café y la leche, la disolución perfecta de la glucosa, un café servido por un químico que poco menos se puede sentir afortunado por ejercer de camarero. Toma ese primer sorbo a la vida mientras escuchas como en cocina, alguien que quiso ser  cantante canta como los ángeles las comandas. Acompáñame al INEM y contempla como le salvan la vida a un igual dos compañeros de cola, médico y ATS que son pero no pueden ejercer, mientras al final de la cola cuatro periodistas víctimas de un ERE redactan la crónica del suceso en los papeles del subsidio. Fotografía tu rostro de incredulidad al contemplar como un premio Príncipe de Asturias que quiso ser, fue y sigue siéndolo, solo puede aspirar a vender zapatillas, cuando debería estar formando a futuros atletas.

Abre los ojos a la naturaleza del derecho y la libertad, pues es sumamente frustrante ser y no poder ejercer. Reserva minutos de odio hacia el vampirismo capitalista, hacia una cultura en la que el trabajo dejó de ser un derecho para convertirse en un deber, hacia un sistema en el que la mayor energía se pone a disposición del capital, cuando en realidad debería estar asociada a la libertad, los derechos  y la realización de las personas.

Al derecho y la libertad fundamental del querer ser y el poder ejercer, a la cruel realidad que nos abruma llevando al ciudadano a situaciones límites, al ser humano al callejón sin salida del no querer ser, que le mueve incluso al suicidio. Rebélate ante el cinismo político, que pretende ocultar su incompetencia a golpe de decretos pagados con sangre.  Por ello caminante, detente por un segundo para observar el camino, para identificar al asaltante que sabotea tu felicidad, guárdate del poder y sus disfraces.

Luego emprende nuevas realidades y sigue caminando, expresando tu indignación y fomentando tu creatividad, estableciendo pequeñas metas que te permitan alcanzar tu objetivo, tus sueños. Rescata el sentimiento de ser, de querer ser para ejercer, recuerda que un día pronunciaste la frase Papá quiero ser..” y reivindica tu derecho  a serlo. Para ello busca una tribuna y comparte la denuncia hacia un país de pandereta y una pantomima de sociedad en la que los términos querer ser y deber ser, son penosamente manipulados.

Por ello quiero ser VAVEL, pues a la espera de la restitución del derecho, realidades y tribunas como esta permiten al ser humano el deber de alzar la voz ante la injusticia y el derecho de ejercer su profesión, su vocación. Y es que yo, que como tú eres y quisiste ser, quiero soñar siendo camino, y no quiero formar parte de esta realidad, sino como versó Machado cambiarla soñando nuevos caminos, haciendo camino al andar y viendo la senda que jamás se ha de volver a pisar.

Más noticias sobre

Vavel