Inesperados sucesos cierran la primera temporada de 'Revenge'

La primera temporada de 'Revenge', ya ha puesto fin con el episodio 22 el pasado 23 de mayo en EE.UU. Los seguidores de la serie tienen más sed de venganza que antes tras 40 minutos, aproximadamente, de enigmas sin resolver, de cara a la segunda temporada en septiembre. [SPOILERS]

Inesperados sucesos cierran la primera temporada de 'Revenge'
Inesperados sucesos cierran la primera temporada de 'Revenge'

El pasado miércoles 23 de mayo, la serie  con sed de venganza del momento, ‘Revenge’, vio la luz en los Estados Unidos, cerrando su primera temporada con una serie de acontecimientos inesperados que dejaron atónitos sus seguidores y con ganas de que la segunda temporada vuelva en breve con más sorpresas y,  por supuesto, con respuestas a esas incógnitas que dejaron  adrede en el episodio 22 de esta primera temporada de la serie.

‘Revenge’ es la serie  de la ABC inspirada en la novela de Alexandre Dumas, El conde de Montecristo. Está protagonizada por Madeleine Stowe (Victoria Grayson) y Emily VanCamp (Amanda/Emily) y en septiembre, con suerte, podremos disfrutar de una gloriosa segunda temporada con ansías de obtener las respuestas que permanecieron en el aire con el capítulo final de la tanda que componen la primera temporada. [Cuidado, SPOILERS]

1x22: Ajuste de cuentas

En capítulos anteriores de ‘Revenge’, hemos sufrido con algunos impactantes acontecimientos como la muerte de Sammy (el perro de Jack Porter), el tan esperado beso entre Emily (la verdadera Amanda) y Jack Porter, la muerte de Tyler, Daniel en prisión aunque luego es liberado y acepta dirigir la empresa de su padre…Pero ninguno de esos episodios puede compararse al que cierra el comienzo de la venganza de Amanda Clarke, el capítulo 22 que lleva por título, ‘Reckoning’ –que sería lo mismo que Ajuste de cuentas-.

Situándonos en ese contexto, el capítulo comienza cuando Emily, o sea, la auténtica Amanda, con ayuda de Nolan pone unas cámaras en la casa del hombre que al parecer fue el  responsable de matar a su padre en prisión. Cuando a la mañana siguiente trata de contactar con Nolan Ross, su querida mano derecha no da señales de vida. Acude a su increíble y lujosa mansión. Allí descubre que Nolan ha sido secuestrado por ese hombre que puso fin a la vida del padre de Amanda Clarke  que luego hizo responsables del crimen a sus compañeros de celda.

Emily, harta de involucrar a personas inocentes en su venganza, queda con el tipo para que le lleve al lugar en que tiene a Nolan y poder enfrentarse cara a cara con él, e incluso, le desvela su auténtica identidad. El hombre, desconfiado, le dice que si quiere que le lleve allí donde tiene retenido a su amigo, tiene que consumir cloroformo para que no recuerde la ruta y la localización del lugar en el que se esconde. Sin embargo, Emily cae en la trampa y el tío la deja encadenada a la pared junto a Nolan, ambos en la boca del lobo.

                 

Mientras tanto, Daniel cree que las pruebas que exculpan a su padre de todo el fraude de David Clarke  han sido robadas por un individuo que se coló en la casa tal y cómo le hizo creer Emily, pero en realidad es ella quien las tiene en su poder para, perdonadme la expresión, tener a los Grayson cogidos por los huevos. Ashley, la asistenta personal de Victoria y su mano derecha, vio la noche anterior cómo se besaban Jack Porter y Emily y su lealtad hacia Daniel Grayson es tan grande que se planteará durante todo el episodio si debe decírselo o no, sin duda, se lo acaba contando, si es que en ningún sitio puede permanecer la boca cerrada para que no entren moscas.  

Charlotte, después de haber visto a una compañera de su clase, semidesnuda en la habitación de Declan, decide hacer públicas unas fotografías de la muchacha enrollándose con su profesor de Historia, siendo objeto de burla. Declan, que sabe que ha sido ella- le hizo frente a Charlotte y le dijo: “Eres una digna hija de tu madre”. Muerta de arrepentimiento, Charlotte se halla sentada en su cama cuando la madre entra y le pregunta cómo está. Abatida por el remordimiento le pregunta a la madre si alguna vez la venganza la ha hecho sentir mejor. La respuesta de Victoria Grayson, ya podemos suponerla: “Si realmente se la merece, sí. En caso contrario, no te queda más remedio que vivir con ello y seguir adelante, como si no hubiese pasado nada”.

Jack no para de llamar a Emily durante todo el día, pero él ni se imagina por lo que su amada en ese preciso momento está pasando. Él asesino del padre de Amanda, continúa teniéndoles retenido en su guarida, pero ella para meter presión, le dice que tiene el plazo de una hora para ir a buscar las pruebas que lo culpan del asesinato de su padre y  del complot formado por los Grayson a una estación de bus o si no serán propiedad de la policía. El hombre huye como alma que lo lleva el diablo. Emily logra liberarse de las cadenas que la tenían atada en la pared y libera a Nolan. Le dice que vaya a la estación de bus para que se encargue de que las pruebas no caen en las manos de ese hombre mientras que ella decide quedarse allí a esperar a ese tipo y ajustar cuentas con el pasado.

Definitivamente, así es. Emily se enzarza en una dura lucha con ese hombre y después de dejarlo indefenso, le perdona la vida, para que viva con ello. Nolan, por su parte, se encargó de que las pruebas fueran a parar a las manos del abogado de Victoria Grayson, enterándose ella de que su marido, Conrad, fue quién ordenó la muerte de David Clarke. Ella decide honrar la memoria de David, su gran amor y padre de Charlotte, yendo a una vista judicial que tendrá lugar en Nueva York en la que presentará las pruebas que tiene su abogado en su poder. Para su sorpresa, cuando va a advertir a su marido, se topa con la chocante imagen de que su mejor amiga, Lydia, está viviendo con Conrad y la convence para que vaya a la vista judicial o en caso contrario, sería la fulana de un asesino. Lydia, cobarde, tras pensarlo detenidamente, huye de ese hogar fingiendo que le ha surgido un imprevisto familiar, pero no es cierto.

Emily, llena de magulladuras en su rostro, llega a su hogar donde Daniel la espera para que le explique qué siente por Jack Porter.  Ella acaba rompiendo con él y Daniel vuelve a vivir con sus padres y le agradece su lealtad a Ashley ofreciéndole una copa.

Conrad, enterado de todo gracias al hombre que mató a David Clarke, acude a la mansión de Victoria y allí le pide que recapacite lo que va a hacer. Le deja bien claro que si toma ese avión para la vista judicial, será lo último que haga. Ella, valerosa, le hace frente y sale de la mansión con la cabeza bien alta. Minutos después, observamos a Victoria subir a cámara lenta a ese avión en el que antes que ella también se subió Lydia. Entonces enfocan cómo un hombre, precisamente el que se encargó de matar a David Clarke, está manipulando las ruedas del avión haciéndose pasar por mecánico.

Charlotte que estaba viendo la televisión, se entera por este medio de comunicación de masas de que el avión en el que su madre embarcaba tuvo un accidente. Y que se desconoce el estado de las víctimas, aunque dicen que hay dos fallecidos, pero no especifican. Desquiciada y sin encontrar consuelo, llama desesperadamente a Declan, pero este después de lo que presenció esa mañana en el Instituto privado, le coge la  llamada y le dice que jamás se atreva a llamarle.

La cosa no solo se pone peluda para los secundarios que rodean a Emily, ella vivirá en sus propias carnes en breves minutos lo que es el karma. Celebrando con Nolan en su mansión que por fin todo ha culminado como ella quería – su padre ha sido vengado y que los Grayson están en la miseria máxima- le devuelve la llamada a Jack diciéndole que tiene algo muy importante que decirle. Según ella le dice a Nolan, le va a contar absolutamente todo, pero justo cuando estaba dispuesta a hacerlo, entra al bar y se topa con una cruda y dura realidad: La falsa Amanda ha regresado y está embarazada de Jack. Por otro lado, Conrad, preocupado por su hija Charlotte, acude al cuarto a ver cómo se encuentra y la halla tumbada sobre la cama, con un corte en el brazo pues se ha suicidado o, por lo menos, lo ha intentado. 

Finalmente, el capítulo pone fin a la primera temporada de ‘Revenge’, con el llanto desconsolado de Emily. Nolan acude a apoyarla en esos momentos y ambos descubren un secreto que se desvela en un vídeo que está ahora en su poder, que hasta ahora ellos no sabían y que los Grayson ocultan: La madre de Amanda Clarke está viva. Ambos se miran. Nolan pregunta: ¿Qué tienes pensado hacer Ems? Cuya respuesta es: ¡Qué empiece el juego!