El "expreso" suizo ya está en París

Llega Federer, llega el espectáculo. La tierra de Roland Garros se presenta como el mejor escenario para que Roger Federer ponga fin a los rumores sobre su posible retirada tras los Juegos de Londres. Él pretende estar hasta Río 2016.

El "expreso" suizo ya está en París
Roger Federer celebrando su victoria en Madrid.

Ya sea por el cambio de entrenador (Paul Annacone es su actual entrenador), o por el momento tan dulce que vive en su vida profesional y personal, el caso es que Federer ha vuelto. Muchos pretendían enterrarle tras los Juegos Olímpicos de Londrés, donde, según ellos, se lanzaría a la conquista de su último gran reto, la medalla de oro en individuales. Pero Federer es mucho más. Sus ganas por recuperar el número 1 del mundo y de seguir aumentando su leyenda son su mejor motor. Este año 2012, en su decimoquinto año como profesional, los resultados acompañan a su juego que sigue impresionando por todas las pistas del mundo.

Atención especial merecen los últimos resultados del suizo. Y es que, desde que consiguiese la victoria en el Masters 500 de Basilea, su ciudad natal, ha cosechado tres Masters 1000, dos Masters 500 y el trofeo que se disputa en Londres a final de año, que reúne a las ocho mejores raquetas de los últimos doce meses. Sus otros resultados se pueden resumir en unas semifinales en el torneo 250 de Doha, que sirve de preparación para el Open de Australia, en donde fue eliminado de nuevo en semifinales por Rafa Nadal que frustró su intento de luchar por su 17º Grand Slam.

El año 2011 dejó ver como la maquina del suizo estaba algo desengrasada, sobre todo en tierra batida. Sus pobres resultados (solo alcanzó la final de Roland Garros) hacían necesaria la transformación que este año ha conseguido. De dos torneos disputados en tierra en este año, ha ganado el disputado sobre la controvertida tierra azul de Madrid, y ha hecho semifinales en Roma, donde perdió de nuevo con Djokovic. Parece un buen bagaje para afrontar de nuevo Roland Garros, el torneo que solo ha conseguido ganar cuando Nadal se encontraba lesionado. Quizás el mejor año para intentar conseguirlo estando el manacorí en perfectas condiciones.

De ser así, el número 1 no quedaría tan lejos. Su victoria en París supondría acercarse peligrosamente al cetro que ahora ostenta el serbio Djokovic. Si a esto le sumamos los pocos puntos que tiene que defender Federer en Wimbledon, donde fue eliminado en cuartos de final, la tarea puede ser todavía más sencilla. Incluso se podría pensar en una victoria en los Juegos de Londres y con los puntos obtenidos alcanzar la cabeza de la ATP. Sería como dos sueños en uno. Tendremos que esperar para ver que es capaz de sacarse de su chistera el "mago" Federer.