Tierra batida: territorio Nadal

En el año 2012 hemos podido ver al mejor Rafael Nadal en esta superficie, con una profunda transformación de su juego. El balance, 22 victorias por ninguna derrota, con 51 sets a favor del manacorí y tan solo 1 en contra.

Tierra batida: territorio Nadal
Nadal posa con su séptimo Roland Garros.

La temporada de 2012 de tierra batida nos deja un único emperador. Rafael Nadal ha ganado todo lo que ha jugado en tierra batida roja. No contamos el extraño experimento que se realizó en Madrid con su tierra azul y sus resbalones, de los que tanto se quejaron los jugadores. Amenazan con no volver a Madrid si las condiciones no se solucionan. Campeón de Montecarlo, del Conde de Godó, de Roma y de Roland Garros. Eso nos arroja un bagaje de 22 victorias a favor el tenista español y ninguna derrota. Pero la cosa no se queda aquí, y es que tan solo ha cedido un set de los 52 que ha disputado en estos meses.

La temporada de tierra comenzaba en el tradicional y lujoso club de Montecarlo. Nadal acudía como máximo favorito al haber ganado el torneo durante los últimos 7 años. A pesar de enfrentarse a jugadores como Nieminen, Kukushkin o Wawrinka, solo el suizo pudo ponerle en algo de apuros y forzar a Nadal en un partido que concluyó con 7-5 y 6-4. En las semifinales se encontró con el tenista natural de Niza, Gilles Simon, que tampoco pudo hacer sombra al de Manacor y perdió por 6-3 y 6-4. En la final, el partido que empieza a ser tradición entre Novak Djokovic y Rafa Nadal, con victoria aplastante para este último por 6-1 y 6-3. Era la octava victoria consecutiva en Montecarlo.

Después Nadal volvía a casa y a su club natal, Barcelona. Todos sabemos que Rafa acude al torneo Conde de Godó más por compromiso que por ganas de jugarlo, debido a la gran cantidad de torneos que hay en el calendario y la necesidad del español de dosificarse. Nadal se enfrentó a Guillermo García-López, al colombiano Farah y al número 8 del mundo, Janko Tipsárevic, pero solo cedió 12 juegos en estos tres partidos. En las semifinales del torneo se enfrentó al madrileño Fernando Verdasco pero el partido terminó con un contundente 6-0 y 6-4. Y en la final ganaba a su amigo David Ferrer, en el partido más complicado para Nadal en lo que iba de temporada en tierra, con un resultado de 7-6 y 7-5.

Nadal se quejó por el estado de la pista azul de Madrid.

En Roma todo volvería a la normalidad con un Rafa Nadal de nuevo aplastante donde no cedería un solo set. En las primeras rondas jugaría contra tenistas como Mayer, Granollers o Tomas Berdych en partidos algo complicados pero que Nadal consiguió sacar adelante de manera muy solvente. En las semifinales se toparía de nuevo con David Ferrer que estuvo cerca de darle un susto, ya que el primer set se decidió al tie-break, el segundo, todo un paseo para Nadal (7-6(6) y 6-0). En la final, de nuevo el enfrentamiento entre los dos mejores del mundo que volvió a caer del lado del español por un 7-5 y 6-3.

En París nada cambió. Un impecable torneo de Rafa Nadal hace que consiga su séptimo Roland Garros y entre en la leyenda del tenis al ser el mejor tenista de la historia en tierra batida. Solo Djokovic en la final pudo ganarle un set por 6-2.