Murray: el británico que quiere crecer

Andy Murray disputa en Wimbledon su cuarta final de Grand Slam ante el suizo Roger Federer. No pudo ganar ninguna de las tres que ha disputado, dos de ellas ante el propio suizo y la otra contra el serbio Novak Djokovic.

Murray: el británico que quiere crecer
Murray buscará su primer Grand Slam.

Andrew Murray nació en un pequeño pueblo de Escocia, el 15 de mayo de 1987. Él fue uno de los niños que sobrevivieron a la masacre de Dunblane. El 13 de marzo de 1996, Thomas Watt Hamilton, un perturbado que cometió el mayor crimen infantil en la historia del Reino Unido, entró en el gimnasio de la escuela primaria del pueblo para disparar a cualquier persona que se encontrase por delante. Fueron asesinados 16 niños y un adulto. Entre los supervivientes de la masacre se encontraban Andy, de 8 años, y su hermano Jamie, dos años mayor que el número 4 de la ATP.

Desde pequeño demostró tener buenas cualidades para dedicarse al mundo del tenis, deporte inculcado por su madre, que sería su estímulo durante muchos años. Fue enviado con 14 años a Barcelona, para seguir entrenándose en la Academia Sánchez Casal, que fue fundada por los ex-jugadores Emilio Sánchez Vicario y Sergio Casal. Gracias a su paso por esta escuela, pudo conocer de primera mano el mundo del tenis profesional y convertirse así en jugador junior. En 2005, con apenas 18 años, dio el salto definitivo al circuito ATP y comenzó a competir en grandes torneos. Incluso ha disputado encuentros junto con su hermano Jamie en la categoría de dobles. Ha tenido varios entrenadores importantes como Alex Corretja. Actualmente es entrenado por el mítico checo Iván Lendl.

2005 fue el año en que se produjo el salto de calidad y de ranking. Empezó como 411 del mundo y terminó como 63. Este año participaría por primera vez en Wimbledon, con una tarjeta de invitación al tratarte del torneo principal de las Islas Británicas. No defraudó y en su primera aparición consiguió acceder hasta la tercera ronda. En su camino pudo vencer al checo Radek Stepanek e incluso estuvo a punto de eliminar al argentino David Nalbandian, pero una segunda parte nefasta del encuentro truncaron sus esperanzas. En el US Open de ese mismo año también pasó hasta la segunda ronda.

En el año 2006 entró en el Top-20

Empezaba con mucha ilusión el año 2006 para Andy. Tenía ganas de hacerse un hueco entre la élite del tenis mundial y comenzaba a conseguirlo. En el Abierto de Australia quedó eliminado en primera ronda donde fue eliminado por Juan Ignacio Chela en tres sets. La misma suerte corrió en Roland Garros, cayendo en este caso ante el joven tenista francés Gael Monfils en un duro encuentro a cinco sets. En Wimbledon volvía a superar las expectativas puestas en él y estuvo a un solo encuentro de acceder a los cuartos de final. Cayó ante Baghdatis pero en el camino eliminó a jugadores de la talla de Andy Roddick.

En el US Open también llegó hasta la 4ª ronda donde perdió contra el ruso Nikolay Davydenko. Ya se colocaba en el puesto 17 del ranking y nunca más bajaría del top-20. Este año también disputó todos los Masters 1000 del calendario consiguiendo su mejor clasificación en el Masters de Canadá donde llegó hasta las semifinales. Además, en febrero conseguiría ganar su primer torneo ATP al ganar el Abierto 250 de San José.

El año 2007 supuso la confirmación de la mejoría del tenista británico. En el Abierto de Australia se coló hasta la cuarta ronda, pero una inoportuna lesión borró de pleno sus esperanzas tanto para Roland Garros como para Wimbledon, que no disputó. En Estados Unidos, ya recuperado de sus dolencias, volvió a entrar hasta la 3ª ronda. Consiguió semifinales tanto en los torneos de Indian Wells como de Miami justo antes de lesionarse. Revalidó la competición de San José y venció en el torneo 250 de San Petesburgo.

Terminó como top-4 en el año 2008

2008 fue el año donde Murray comenzaría a conocer las mieles de disputar las últimas rondas de los grandes torneos. Primera ronda en el Abierto de Australia y tercera en Roland Garros no fueron resultados demasiado halagüeños para un año que terminaría de manera fulgurante. Sería en julio y en su tierra cuando Andy demostró que podría ser uno de los mejores del mundo llegando hasta los cuartos de final en Wimbledon. Solo Rafael Nadal le derrotó. En el US Open llegó por primera vez en su carrera a la final de un Grand Slam pero pagó cara su inexperiencia y salió derrotado ante Roger Federer (6-2, 7-5 y 6-2).

La mejoría de Andy era ya plausible, y quedó totalmente demostrada con las victorias en los Masters 1000 de Madrid y de Cincinnati. Otros 3 torneos 250 avalan su trayectoria durante el 2008. Gracias a estos resultados, se clasificó por primera vez para la copa de maestros que se celebra entre los 8 mejores jugadores del año donde alcanzó las semifinales.

Los años 2009 y 2010 fueron prácticamente similares. En ambos cursos consiguió semifinales en Wimbledon, donde solamente salió derrotado ante Andy Roddick en 2009 y Rafa Nadal en 2010. Otra final en el Abierto de Australia en 2010 hacían que muchos empezasen a tenerle en cuenta en las quinielas de principio de temporada para los posibles ganadores de Grand Slam, algo que no ha conseguido todavía. Volvió a ganar dos Masters 1000 por año y en 2009 también consiguió ganar algún torneo menor, lo que le valió para colocarse con el mejor ranking de su vida el 17 de agosto, cuando llegó a ser número 2 del mundo, solo superado por Roger Federer.

En el año 2011 siguió al mismo nivel demostrado en los cursos anteriores. En Australia volvió a conseguir llegar a la final, aunque en ella se encontró al mejor Djokovic y no pudo ganar. En Roland Garros, Wimbledon y en el US Open consiguió sendas semifinales. Quizás la que más sorprendió fue la de París al tratarse de la superficie que menos se adapta a sus condiciones. Volvió a ganar el Masters 1000 de Cincinnati y revalidó el torneo de Shanghai, que se ha convertido hasta la fecha en su torneo preferido, donde ha ganado las dos ediciones disputadas, con un total de 10 victorias.

El año 2012 empezaría con decepción al no poder llegar al menos a la final conseguida el curso anterior. Fue derrotado por Novak Djokovic en las semifinales. Los críticos empezaban a pensar que este jugador nunca podría ganar a los grandes del circuito y que estaba destinado a ser el número 4 perpetuo. En Roland Garros volvió a perder una ronda antes que el año anterior, esta vez en cuartos de final. Fue ante el español David Ferrer, donde el alicantino fue completamente superior y demostró que la tierra es la zona donde mejor juega. En cuanto a torneos Masters 1000, solo consiguió llegar a la final de Miami. Todavía debemos esperar para saber si este año Andy logrará ganar alguna competición.

Andy Murray llega a la final de Wimbledon por primera vez en su vida. Desde 1938 no llegaba un británico a la final, después de que lo consiguiese Bunny Austin dos años antes de suspenderse el torneo por culpa de la Segunda Guerra Mundial. Murray tendrá todos los focos apuntando hacia él. El público inglés tiene puestas todas las esperanzas en ver ganar por fin a un compatriota en la hierba de All England Tennis Club. Andy debe dar el paso definitivo para borrar todas las críticas y superar así las expectativas de quienes le tildaron de eterno segundón de los mejores.

Claves del partido para Andy Murray

Derecha: Murray se defiende bien con su golpe de derecha, aunque no suele conseguir demasiados puntos ganadores con ella. Tendrá que ser constante y no cometer errores para conseguir la victoria ante Roger Federer.

Revés: El golpe preferido del británico. Se apoya perfectamente sobre sus piernas cuando tiene que ejecutarlo y no suele tener problemas para abrir ángulos con él. Será su principal arma para conseguir buscar la zona de revés del suizo.

Saque: Aunque no es un gran sacador, Murray siempre acude al saque cuando se encuentra en problemas. Este año en Wimbledon sale a una media de 10 saques directos. Tendrá que mantener un nivel similar para achicar espacios en los juegos con su saque.

Factor Psicológico: Quizás es donde más débil en Andy Murray. Son ya tres las finales que ha disputado de Grand Slam. Dos las perdió ante su rival de mañana y el hecho de ganar su primer gran título y estar ante su público puede ser contraproducente para el escocés.