Tipsarevic gana en Stuttgart, Cilic y Verdasco/Marrero en Umag e Isner en Newport

Janko Tipsarevic gana el ATP 250 de Stuttgart ante Juan Monaco por 6-4 5-7 6-3, logrando su primer trofeo en tierra batida /// Marin Cilic derrota a Marcel Granollers en la final del ATP 250 de Umag por 6-4 6-2, siendo el primer jugador local en 21 años que lo consigue /// Verdasco y Marrero ganaron a Granollers y Marc López por 6-3 7-6 en una final completamente española, haciéndose con el tercer trofeo del año para ambos /// John Isner gana a Lleyton Hewitt en el ATP 250 de Newport por 7-6 6-4, revalidando así la victoria del año anterior.

Después de Wimbledon se han disputado esta semana cuatro torneos, todos ellos de la categoría ATP 250. La tierra batida era la superficie del MercedesCup de Stuttgart (Alemania), el SkiStar Swedish Open de Båstad (Suecia) y el ATP Vegeta Croatia Open Umag; la hierba era la superficie del Campbell’s Hall of Fame Tennis Championships de Newport (Estados Unidos). Ni tras la "resaca" de Wimbledon los mejores del mundo dan respiro a los demás tenistas, puesto que los cuatro torneos han caído en manos de jugadores situados en el TOP15 del ránking ATP.

El alicantino David Ferrer abrió la jornada este domingo ganando a Nicolás Almagro por 6-2 6-2. El resto de la jornada transcurrió así:

Tipsarevic consigue el título, su mujer consigue el coche

El serbio Janko Tipsarevic logró este domingo en Stuttgart su tercer título en el circuito ATP (todos de la categoría ATP 250) y su primero en tierra batida, superficie sobre la que no se desenvuelve tan bien como en pista dura. De esta forma estrena su vitrina en la temporada 2012, tras haber tenido que doblegar a todo un experto en esta superficie como el argentino Juan Monaco. Ambos finalistas eran los dos primeros cabezas de serie iniciales del torneo, cosa que no sucedía desde el año 1996.

En los primeros instantes del partido ambos tenistas se rompieron el servicio el uno al otro, conservando luego sus juegos y logrando mantener la igualada hasta el 4-4. En el juego siguiente Tipsarevic quebró el servicio de Monaco, cerrando poco después el set por 6-4. En la segunda manga vimos una continuación del final del primer set: Tipsarevic logró quebrar dos veces consecutivas a Monaco y se puso, tras ganar sus respectivos servicios, con un marcador de 4-0. En un momento en el que parecía que el serbio saboreaba la victoria, Monaco puso garra y obtuvo su recompensa: no solo consiguió remontar los dos breaks sinó que además cerró el set por 5-7 a su favor, aprovechando la primera bola de set cuando Janko servía con una desventaja de 30-40. En el tercer y definitivo set Tipsarevic aprovechó una doble falta de Monaco para tomar una ventaja de 3-2. En ese momento el partido se suspendió por lluvia, cuando habían pasado 2 horas y 21 minutos desde el inicio del encuentro. El parón fue corto y justo después de reanudarse el partido Monaco pudo devolver el break a Tipsarevic y colocarse 3-3. Poco le duraría la alegría al tenista argentino dado que la agresividad y constancia de Tipsarevic en el partido superó la estrategia más errática y defensiva del tandilense: Janko ganó los tres siguientes juegos seguidos y cerró el partido por 6-4 5-7 6-3 tras 2 horas y 36 minutos de juego.

"Mi fuerza mental ha sido clave para mí, después de estar en casi cada partido al borde de la derrota", dijo Tipsarevic.

"No fue un partido fácil de jugar, considerando que las pelotas iban volando a todas partes", dijo Janko. "No era sencillo ser agresivo, pero sentí que era mejor jugador en el tercer set. Tuve una gran oportunidad con el 4-0 arriba del segundo set, pero en lugar de ser más agresivo adopté una actitud pasiva. Afortunadamente, pude recuperarme. Honestamente aún no creo que haya ganado el título, considerando que en casi cada partido estaba al borde de la derrota. Tenía muchos altibajos. Creo que mi fuerza mental ha sido la clave para mí, luchando desde el primero hasta el último punto. Creo que ha sido una de las razones por las cuales he podido ganar el título", añadió.

"Tuve mis oportunidades y volví al partido en el segundo set. En el set final él jugó mejor que yo y se mereció ganar. Intenté hacerlo lo mejor posible, pero hoy no fue mi día", declaró por su parte Monaco.

La anécdota la marcó Janko Tipsarevic en relación al coche que consiguió junto con el trofeo de Stuttgart. "No quiero decir que es un trato, pero tengo un bonito coche en casa, por lo cual no lo necesito. Pero mi mujer Biljana y yo tuvimos nuestro aniversario de boda hace escasos días. Además, ella también tuvo su cumpleaños, por lo que le prometí el coche si ganaba el torneo. Los puntos van para mí", dijo Tipsarevic.

Cilic consigue el octavo título de su carrera y la pareja Verdasco/Marrero su tercero en el año 2012

  El croata Marin Cilic derrotó a Marcel Granollers en la final del ATP 250 de Umag, Croacia. De esta forma el jugador número 15 del mundo consiguió el octavo título ATP de su carrera (todos de la categoría ATP 250). Es el primer croata que logra ganar en su país dicho trofeo tras 21 años de triunfos foráneos. Parece que el jugador que llegó a ser número 9 del mundo va recuperando el nivel perdido tras la lesión que le apartó del circuito meses atrás. Prueba de ello es que no ha cedido un solo set en todo el torneo.

El partido empezó bien para el español, ya que con rotura de por medio se colocó 4-2 arriba. En ese momento el juego de Cilic se desató y el jugador local consiguió una increíble racha de nueve juegos consecutivos, que le hizo ganar el primer set por 6-4 y colocarse en el segundo con una ventaja de 5-0, que fue definitiva pese a que Granollers consiguió arañar otra rotura de servicio más. El partido fue rápido, de 1 hora y 35 minutos de duración. Marin Cilic encontró su tenis a medida que el partido avanzó, mientras que Granollers no mostró su mejor versión y se mostró incapaz de plantar cara al mejor Marin Cilic de todo el torneo.

Cilic jugó a un gran nivel toda la semana, no cediendo ningún set en todo el torneo y consiguiendo ganar nueve juegos consecutivos ante Granollers en la final.

"Ha sido una semana muy especial. He jugado un gran tenis y he disfrutado en todo momento en mis partidos. Estoy feliz de haber ganado por mis fans, mi equipo y por mí mismo", dijo Marin. "Marcel es un jugador peligroso, por lo que no fue fácil al principio. El estaba jugando muy bien, sin dejarme muchas oportunidades. Después de encontrar algunas soluciones, di con él y jugué un gran tenis. Fue quizá mi mejor partido de la semana. He tenido una racha de nueve juegos ganados de forma consecutiva, eso fue increíble. Me ayudó a relajarme y a saber que estaba en el buen camino", añadió.

"Creo que Marin ha sido mucho mejor que yo. Ha jugado un gran partido", dijo Granollers. "Iba 4-2 arriba en el primer set pero no cerré el set. Marin comenzó a jugar mejor y mejor. En el segundo set, no supe cómo ganar un punto. Le felicito por la forma en la que ha jugado", concluyó.

Por otra parte, la pareja formada por Fernando Verdasco y David Marrero se impuso en la final del dobles de Umag ante otra pareja española: Marcel Granollers y Marc López. El marcador fue de 6-3 7-6 para el canario y el madrileño, que logran así su tercer título como pareja en dobles en lo que va de año, tras sus triunfos en Buenos Aires y Acapulco (dos torneos también jugados en tierra batida). Pese a la buena temporada que está haciendo David Marrero éste se perderá los Juegos Olímpicos, puesto que Alex Corretja ha seleccionado a Feliciano López y a David Ferrer (que no suele jugar partidos de dobles) como pareja olímpica española.

Isner revalida el título en Newport ante el veterano Lleyton Hewitt

El primer cabeza de serie del torneo y campeón en la edición de 2011 no defraudó. El americano John Isner complació a sus compatriotas imponiéndose en dos sets al australiano Lleyton Hewitt. El de Greensboro logra así su cuarto título desde que es profesional (todos de la categoría ATP 250) y su primer trofeo en esta temporada 2012. Y es que el americano, anclado en su gran servicio, se siente cómodo sobre la hierba estadounidense: ha logrado dos títulos en Newport, el único torneo oficial de hierba de toda América del Norte.

Después que ambos tenistas tuvieran sus oportunidades desaprovechadas en el primer set el partido se vio abocado al tie break. En él una ventaja de 4-0 a favor de Isner, un especialista de los tie break, permitió al gigante de Greensboro llevarse la primera manga aprovechando el primer de sus cinco puntos de set. Con el 7-6(1) Hewitt bajó el nivel y John Inser consiguió el break de la tranquilidad en el tercer juego del segundo set. Hewitt no vendió cara su piel, llegando a salvar un punto de partido al servicio, pero Isner en el siguiente juego certificó su victoria en el partido y en el campeonato con el saque directo número 16 del encuentro. De esta forma el "gigantón" ganó el partido por 7-6 6-4. Hewitt perdió de esta forma su primera final en hierba (habiendo ganado las 7 anteriores) y no pudo sumar su título número 29 (entre los que destacan un torneo de Wimbledon y un US OPEN).

Pese a estar presionado por mantener el título y los puntos, Isner logró retener el título en Newport

"Nunca es fácil llegar a un torneo donde ganaste el año anterior. Hay un montón de presión sobre ti. Si no lo haces bien, tu ránking bajará... Lo hice bien, defendí los puntos y mantuve mi ránking donde estaba. Más importante que esto, he ganado un montón de confianza esta semana igual que hice el año pasado. Tuve un gran, gran verano el año pasado. Espero tener más de lo mismo este año", dijo Isner. "Siempre me encuentro muy seguro de mí mismo yendo a los tie-break. Me he mantenido bien de cabeza durante toda esta semana. Creo honestamente que podría haber perdido en primera ronda, iba break abajo en el tercer set contra un gran sacador. El tenis es así algunas veces. He mantenido la concentración y he sido capaz de proseguir en el torneo.", concluyó.

"Un montón de cosas positivas han surgido esta semana. La hierba es una superficie complicada para volver a jugar después de una operación, especialmente una operación en el pie, que padece movimientos bruscos dado que en la hierba estás en la posición equivocada muchas veces. Debes tener confianza en tus pies", apuntó Hewitt