Roddick gana en Atlanta y Bellucci en Gstaad

Andy Roddick se hizo con su segundo trofeo de la temporada al ganar a Gilles Muller por 1-6 7-6 6-2 en el ATP 250 de Atlanta. Por su parte Thomaz Bellucci ganó en la final del ATP 250 de Gstaad al número 8 del mundo, el serbio Janko Tipsarevic, por un marcador de 6-7 6-4 6-2, consiguiendo así su tercer título como profesional.

Andy Roddick ha conseguido llevarse el ATP 250 de Atlanta tras derrotar al luxemburgués Gilles Muller por un marcador de 1-6 7-6 6-2. Con este trofeo suma su galardón número 32, la mayoría de ellos conseguidos sobre pista dura. Precisamente donde Andy Roddick ganó su primer trofeo fue en Atlanta el año 2001, peor cuando el torneo se jugaba en tierra batida y poco tenía que ver con el de ahora, que va por su tercera edición y que tuvo como ganador a Mardy Fish en las dos primeras. Por su parte, Gilles Muller se queda sin poder sumar su primer trofeo ATP como profesional. El campeón del US OPEN del año 2003 abre así la temporada de verano sobre la pista dura de América del Norte, que pasará por los Masters 1000 de Toronto y Cincinnati.

En el inicio del partido Gilles Muller se mostró sólido en el servicio, convirtiendo el 91% de sus primeros servicios en puntos a su favor y ganando el 57% de los puntos al resto. Pudo quebrar en dos de las tres ocasiones que tuvo al estadounidense y se adjudicó el primer set a su favor por un marcador de 6-1 en algo más de 33 minutos. Aquel Muller arrollador del principio del partido dio espacio a un Roddick que iba de menos a más, y que en el segundo set le puso las cosas mucho más complicadas al luxemburgués que en el primero. La segunda manga fue la que permitió a ambos tenistas mostrar sus cualidades al servicio: Andy Roddick conectó 9 aces por 10 de Gilles Muller. Si en el primer set las ocasiones de rotura de servicio las tuvo todas Muller, en el segundo set pasó justo lo contrario: fue Roddick quien gozó de cuatro oportunidades, de las cuáles no pudo materializar ninguna. Todas ellas fueron en el último juego antes del 'tie break'. Con ambos tenistas ganando tres de cada cuatro puntos al servicio y uno de cada cuatro al resto se llegó al 'tie break' sin ninguna rotura. En él, un doble 'mini-break' de Roddick forzó la tercera manga, la definitiva, la del desempate. En ella ya vimos a un Roddick mucho más suelto sobre la pista que Muller, que ganó la mitad de puntos al resto y la gran mayoría al servicio."Tras el resultado del primer set intenté empezar de nuevo. En el tenis puedes empezar de cero. En el segundo set fui capaz de recuperarme", comentó Roddick. Si la efectividad en el primer servicio de Muller seguía más o menos intacta (85% de puntos ganados) el segundo servicio se convirtió en la auténtica quimera para el número 63 del mundo, ganando únicamente dos puntos de trece (15% de efectividad). Roddick tuvo dos oportunidades de rotura y aprovechó ambas. No había roto antes Roddick el servicio de Muller, pero su superioridad indiscutible en el tercer set le permitió poder abordar el gran servicio que mostró Muller durante todo el encuentro. Vimos a un Roddick que fue de menos a más y a un Muller que fue de más a menos. Un Muller que en los momentos clave acusó el no tener una experiencia tan amplia como la de Roddick, cometiendo diez dobles faltas.

"Sé que el resultado en un set es irrelevante. No importa si es 7-6 o 6-1, cuenta lo mismo", dijo Roddick hablando de su remontada en el partido. "Con la mayoría de los otros deportes si vas arriba en el primer cuarto es algo que permanece el resto del partido. En tenis este no es el caso muy a menudo, exceptuando los estados de forma y el momentum de los jugadores [que van más allá del resultado en una manga]."He jugado muy bien los dos primeros sets, pero al final del segundo set me he achantado. Estaba demasiado nervioso para cerrar el partido", lamentó Muller. Tú únicamente intentas empezar de cero. Fui capaz de recuperarme en el segundo set y creo que él se encontró un poco cansado en el tercero", apuntó el tenista estadounidense. "He ganado hasta ahora 32 títulos y en ninguno de ellos he asumido que fuera a ganar otra vez", comentó Andy. "Siempre he disfrutado de la victoria. Paso por el proceso de jugar, trabajar duro, y esperar que pueda ponerme en el lugar adecuado para poder tener éxito.", reveló.

"He jugado muy bien los dos primeros sets. Al final del segundo set, me he achantado. He sentido como si estuviera en el momento de ganar el partido. Estaba demasiado nervioso para cerrar el partido y entonces Andy comenzó a jugar mejor. Él comenzó a devolver mis servicios y a poner un montón de pelotas en juego. Y yo empecé a fallar un montón. Puede que perdiera la confianza en mí mismo para ganar ese partido demasiado rápido.", declaró Gilles Muller tras la que ha sido su tercera final, no habiendo ganado ninguna de ellas.

Thomaz Bellucci gana por sorpesa a Tipsarevic y consigue su segundo torneo de Gstaad

El brasileño Thomaz Bellucci ha conseguido su segundo trofeo en Gstaad tras superar en la final al cabeza de serie y número ocho del mundo Janko Tipsarevic por un marcador de 6-7 6-4 6-2, en un partido de dos horas y veinticuatro minutos. De esta forma el jugador brasileño, que ocupa el lugar número 60 en el ránking ATP, gana su tercer trofeo desde que es profesional, todos ellos conseguidos sobre la tierra batida. Tipsarevic, que ganó su primer trofeo sobre el polvo de ladrillo la semana pasada en Stuttgart se queda sin poder sumar otro título más.

En un primer set en el que ambos tenistas se rompieron el saque mutuamente y por partida doble, se llegó al 'tie break' decisivo con un Tipsarevic que estaba mejor en el resto y en el servicio que el brasileño. Si ver como Thomaz Bellucci se ponía 6-1 arriba en el 'tie break' era sorpresa, más increíble fue ver como los siete siguientes puntos los ganó Janko Tipsarevic, llevándose el primer set por 7-6(6). Lo que para muchos hubiera sido un mazazo psicológico casi mortal para Bellucci fue un motivo más para seguir peleando. En el segundo set la tónica de ver a un Tipsarevic mejor en el servicio y en el resto se mantuvo, ganando más puntos que Bellucci en ambas facetas y en general en todo el transcurso del segundo acto del partido. Pero, a diferencia del primer set, las roturas de servicio mutuas no se dieron. Con el 5-4 para Bellucci fue una solitaria ocasión de 'break' la que le permitió al tenista brasileño cerrar el set, sin desaprovechar la oportunidad, por un marcador de 6-4. En la tercera y decisiva manga vimos a un Bellucci animado por la inercia del partido a un Tipsarevic cabizbajo. El brasileño ganó la mayoría de puntos con el serbio al servicio, y dispuso de ocho bolas de rotura por ninguna de Tipsarevic. Le bastó aprovechar dos (la última de ellas con alguna doble falta de Tipsarevic) para cerrar el set por 6-2 y para llevarse el partido.

La consistencia y entereza de Bellucci le sirvió para llevarse el partido pese a haber dejado escapar la primera manga de forma incomprensible. Por contra, Janko no estuvo a la altura ni al nivel que mostró hace una semana en el ATP 250 de Stuttgart.

"Después de fallar en el primer set, mantuve la concentración en el segundo. Eso fue la clave del partido", comentó Thomaz Bellucci.

"Gstaad es muy especial para mí porque aquí conseguí mi primer título tres años atrás, el cual fue una sorpresa inesperada", dijo Bellucci. "Para mí ganar una vez más aquí es muy especial. Me siento muy cómodo aquí, es como si jugara en casa", apuntó entusiasmado. "Fue muy duro perder el tie-break del primer set con una ventaja de 6-1", lamentó Bellucci. "Estaba jugando muy bien, pero en los puntos de set me puse demasiado nervioso. Fallé un montón de pelotas y estaba muy decepcionado conmigo mismo. Después de eso me mantuve muy concentrado, y eso fue la clave del partido porque si hubiera perdido el servicio al principio del segundo set hubiera sido muy difícil ganar. Estoy muy feliz por haber tenido la determinación para haber podido ganar dos sets más", comentó Thomaz.

"Quiero felicitar a Thomaz por su exitoso torneo y por la gran final que hemos disputado", dijo Tipsarevic. "Creo que los dos primeros sets podían haber caído del lado de cualquier tenista y él fue mejor jugador que yo en el tercer set. Esta era mi primera vez en Gstaad y sinceramente no sé porqué; debí haber venido y haber jugado aquí más a menudo. Es un increíble evento y un gran torneo. Incluso habiendo perdido la final he tenido dos increíbles semanas ganando en Stuttgart y llego a la final aquí", apuntó Janko.