Del escafoides a Hoffa

Nadal, que estará como mínimo de baja 78 días por una inflamación en la rodilla izquierda, no ha completado desde 2003 una temporada sin lesiones.

Del escafoides a Hoffa
Nadal confía en regresar al circuito en septiembre en la Davis.

En el infierno del circuito, sanguinario como pocos en el deporte, cada esfuerzo exige su peaje. Bien lo sabe Rafael Nadal Parera, uno de los tenistas más perjudicados por el nivel de exigencia. Por un lado está la compresión de torneos importantes, disputándose en apenas tres meses la mitad de las citas obligatorias del año (Indian Wells, Miami, Montecarlo, Madrid, Roma, París y Wimbledon). Por otro, el permanente cambio de superficies, pasando por cemento, tierra o hierba en apenas un suspiro. Todo esto, sumado al juego erosivo del balear, que hace del movimiento y de los apoyos su gran fortaleza, ha interrumpido su avance en forma de lesiones. Algunas circunstanciales, como fisuras o calambres musculares. Otras, en cambio, le han llevado por el camino de la amargura. Desde el escafoides del tarso del pie izquierdo en 2005 a los problemas de tendinitis que sufre desde el último Abierto de Australia en la rodilla izquierda. Un último revés conocido como el síndrome de Hoffa.

A diferencia del pasado, el problema en las rodillas ya no se concentra en los tendones, los cuales se han recuperado a lo largo de los últimos días gracias al tratamiento basado en inyecciones de factores de crecimiento. Ahora, el contratiempo se debe a una inflamación en el tejido graso situado por debajo del tendón rotuliano. Es el resultado de la repetición de microtraumatismos que Nadal sufre en los cambios de dirección que somete a sus piernas. Apareció en la maratoniana final (5h53m) que disputó en Melbourne Park ante Novak Djokovic. Llegó a su cenit en Miami, forzándole a la retirada (la segunda en toda su carrera) en semifinales, y se parcheó como se pudo con antiflamatorios y masajes con calor en toda la gira sobre tierra batida. Y fue inasumible nada más caer en segunda ronda en Wimbledon ante Lukas Rosol el pasado 28 de junio, el último encuentro que ha disputado hasta la fecha.

“No es la misma lesión en el tendón de los últimos años”, explica el manacorense en declaraciones concedidas a la Agencia EFE. “Es algo diferente y creo que esto es positivo porque los tendones están muy recuperados comparados con la situación de los últimos tres años. El problema está en la grasa de Hoffa, que está algo inflamada. Hemos ido controlando con parches hasta que ha arrancado la temporada de hierba, después el dolor ha ido a peor, evidentemente. El año ha sido muy duro desde Indian Wells hasta finales de Roland Garros; prácticamente he jugado todos los partidos posibles con muy buenos resultados hasta hoy”, continúa.

Nadal tratará de regresar en la Copa Davis ante los Estados Unidos En todo este tiempo, Nadal ha visto pasar desde la barrera los Juegos Olímpicos de Londres y los Masters 1000 de Toronto y Cincinnati. Incluso ha confirmado su ausencia para la próxima edición del US Open, que arrancará el 27 de agosto, y donde defiende final. En definitiva, pasará alejado de las pistas como mínimo 78 días, comprometiendo con ello su condición de número tres del mundo en favor del británico Andy Murray. Algo, que por el momento, no parece preocuparle. “A estas alturas (el ránking) no es lo más importante. Sólo sé que mi rodilla no está preparada para competir en un Gran Slam. Voy a intentar recuperarme lo antes posible para volver con muy buenas sensaciones, con garantías de poder competir y entrenar todo lo mejor que sé”, continúa.

Esta decisión se hace con vistas al mañana. El objetivo es volver a jugar sin dolor con el fin de alargar su carrera tenística lo máximo posible. Incluso baraja junto a su equipo la posibilidad de reducir en su programa el número de torneos sobre pista dura que tanto le perjudican a sus rodillas. Se habla de regresar en las semifinales de Copa Davisque España disputará ante los Estados Unidos en Gijón del 14 al 17 de septiembre. “Mi ilusión es estar allí”, confía. Aunque no hay prisas por volver. Ni metas autoimpuestas a corto plazo. Nadal mira más hacia delante: los Juegos de Río 2016

Las lesiones de Nadal.

-2003: Fisura en el codo derecho mientras se ejercitaba en Manacor. Un mes de baja. Se perdió su primera participación en Roland Garros.

-2004: Fisura en el escafoides del pie izquierdo durante el Abierto de Estoril, en Portugal. Dos meses de baja. Volvió a perderse Roland Garros, más los torneos de Wimbledon y los Juegos Olímpicos de Atenas.

-2005. Inflamación del pie izquierdo. Tres meses de baja. Ausente en el Masters 1000 de París Bercy y la Copa de Maestros.

-2006 y 2007: Problemas de espalda y tendinitis en las rodillas por el uso de plantillas con las que revertir el problema del pie izquierdo. Dos meses de baja. No participa en el Abierto de Australia.

-2008: Tendinitis en la rodilla derecha en la inserción del tendón del cuádriceps. Dos meses de baja. Se retiró en París-Bercy y no disputó nuevamente la Copa de Maestros tras 111 partidos disputados esa temporada.

-2009: Tendinitis del tendón cuadricipital de ambas rodillas. Dos meses de baja. Pierde su imbatibilidad en Roland Garros, causa baja en Queen's y Wimbledon y pierde su condición de número uno del mundo.

-2010: Tendinitis crónica del tendón rotuliano de la rodilla derecha. Dos meses de baja. Abandona en cuartos de final del Abierto de Australia. En julio comienza su tratamiento de factores de crecimiento en la clínica ‘La Esperanza’ de Vitoria.

-2011: Molestias en el tendón peroneo de su pie izquierdo. Disputa la segunda mitad del año con dolor. Consecuencia directa de la lesión del escafoides de años atrás.

-2012: Tendinitis crónica del tendón rotuliano de la rodilla izquierda. Lleva 50 días de baja, aunque juega con molestias desde la final del Abierto de Australia, allá por enero.