Federer no da tregua

El suizo brilló en su encuentro ante Fish y se ganó a pulso el pase a semifinales

Federer no da tregua
El suizo dio otra de sus lecciones.

Pasarán los días, los años, los siglos o cualquiera que sea la medida de tiempo, y aún seguiremos impresionándonos con Roger Federer. El tenista helvético, dotado de un don sin parangón para la práctica del tenis, dio una lección magistral en su encuentro de cuartos de final del Masters 1000 de Cincinnati para imponerse al ídolo local Mardy Fish por 6-3 y 7-6(4), quedando así a las puertas de la final.

El ajustado marcador no es fiel con lo acontecido sobre la pista anoche, porque solo hubo un tenista. Y eso que Fish, recuperado de los problemas de corazón que le han hecho firmar una temporada mala y con muchas ausencias, llegaba en su mejor momento del curso. Pero ni con esas el estadounidense fue rival para un Federer centrado, aguerrido y al que la raqueta le da exactamente lo que le pide. Y con ella firma un primer set de fábula, con solo tres puntos cedidos al saque en cuatro juegos y castigando al resto con una inusitada facilidad, que le permite romper hasta en dos ocasiones a uno de los mejores sacadores del circuito para llevarse el primer set.

Como buen sacador y apoyado por el público Fish, impotente al resto, centró toda su energía en mantener como fuera sus servicios y esperar a que sonara la flauta. Lo logró pasando de un 43% de primeros dentro a un 74%, lo que le ayudó a dominar más al saque y poder ir avanzando en el set, siempre a remolque pero aún vivo. Así llegó a la muerte súbita, donde el maestro suizo siguió al mismo nivel y no permitió sorpresa alguna. De este modo Federer se queda a un paso de la final, la cual de alcanzar la aseguraría mantener el número 1 al menos hasta el US Open. Para ello deberá imponerse a su compatriota Stanislas Wawrinka, quien tras derrotar ayer a Milos Raonic en tres sets alcanzó las semifinales de un Masters 1000 casi tres años y medio después -no alcanzaba esta ronda desde Montecarlo 2009-.