US Open: Robredo no logra evitar el duelo argentino

US Open: Robredo no logra evitar el duelo argentino

Tommy cayó en cuatro sets ante el argentino Leonardo Mayer, rival en la próxima ronda de Juan Martín del Potro.

Tommy Robredo ha puesto fin durante la jornada del viernes a su actuación en el US Open. El tenista catalán, que tras una larga inactividad participó en la cita neoyorquina gracias a su ranking protegido, cayó en segunda ronda ante al argentino Leonardo Mayer por un marcador final de 1-6, 4-6, 6-4 y 5-7. Tommy empezó el partido muy mal, y sudó tinta china para lograr apenas un juego con el que maquillar el poco decoroso 6-1 con el que cedió el set inicial.

La mejoría en la continuación, que era obligada, no fue suficiente para obtener los frutos necesarios, y esta solo le llevó a perder con mayor igualdad en el marcador (6-4) pero no en las sensaciones, totalmente malas. El catalán sufría horrores con su saque y apenas podía hacer puntos al resto, muy castigado por el juego profundo y potente de Mayer, quien le mantuvo siempre varios metros por detrás de la línea de fondo.

Sin apenas margen para seguir con vida, Robredo reaccionó en el tercer set. Pese a ceder un break tempranero, no tardó en reaccionar para pasar del 1-2 adverso al 6-4 favorable, con el que abría un panorama diferentes para sus intereses. Reconciliado con sus saques, pasó a dominar la contienda en el cuarto parcial, pero en el momento clave no aprovechó una bola de set y a continuación lo pagó cediendo un break en el peor momento posible que daba la victoria a Leonardo Mayer.

Mayer se enfrentará en tercera ronda el domingo a otro argentino, Juan Martín del Potro, quien se impuso al local Ryan Harrison por 6-3, 6-2, 2-6 y 6-3. El que fuera campeón en La Gran Manzana en el año 2009 firmó dos primeros sets de categoría. Pese a no estar tan acertado como es habitual en él con su saque -4 aces en todo el encuentro y 74% de puntos ganados con primer servicio-, sí fue dominador absoluto desde el fondo en todos los intercambios largos, sabiendo jugar con un Harrison tan talentoso como inexperto.

El apoyo que el público mostró a Harrison y un exceso de confianza del tandilense provocaron que el tenista local consiguiese anotarse la tercera manga, pero esto apenas fue un espejismo, pues enseguida Del Potro se puso manos a la obra para sellar la victoria en el cuarto y a la postre definitivo set.