ATP Noticias

Davis: Estados Unidos, centrímetros de talento

Davis: Estados Unidos, centrímetros de talento

El equipo norteamericano, con dos victorias sobre tierra y a domicilio, busca ante España su primera final desde 2007. Aquí podrás conocer un poco más cómo son nuestros rivales.

Un año más España vuelve a unas semifinales de Copa Davis, la competición más prestigiosa de carácter nacional, y como viene siendo tónica habitual estos últimos años vuelve la gran rivalidad entre España, actual campeona, y el eterno equipo de Estados Unidos (algo más alejado de su nivel en esta época). A pesar de que este año Rafael Nadal no puede formar parte del equipo, España parte como gran favorita para pasar a la gran final que se celebrará en diciembre, como viene siendo habitual.

Gijón recibirá a partir de mañana al equipo más duro y complejo de superar históricamente en este torneo, Estados Unidos, que ha logrado hacerse en 32 ocasiones con la ansiada Ensaladera. Lidera esta clasificación con una clara ventaja con respecto a los cinco entorchados que defiende España. Aunque, bien es cierto, en la última década sólo han podido saborear el éxito una vez, en 2007.

Desde este viernes arranca la eliminatoria (12.00 horas/La Primera) con el duelo entre David Ferrer y Sam Querrey. El estadounidense es conocido como “el próximo gran talento”, y es que este tenista de 24 años mide casi dos metros de altura (1,98 metros). Debido a esta envergadura, destaca por su potente servicio pero el peloteo no va con él, siempre trata de terminar el punto de la manera más rápida posible y uniendo su destino más al martillo que al ritmo. Con el gran talento tenístico y físico que está demostrando Ferrer es fácil que logre superar sin complicaciones a Querrey. Pero cabe destacar que de las dos únicas veces que ambos tenistas se han enfrentado, cada uno se llevó una victoria. En cambio, el de Jávea ha superado en tres ocasiones a John Isner, el número uno visitante, con el cual se enfrentará el domingo.

Continuando con el calendario, Nicolás Almagro se medirá en el segundo partido de la jornada al propio Isner. Si la altura de su compatriota ya sorprendía, John Isner supera por seis centímetros los dos metros de altura. Es un sacador nato que logra colocar la bola dándole el máximo de potencia. Este año llega mejor que nunca ya que el 16 de Abril logró aparecer en la ATP como número 9 del mundo. El gigante estadounidense demuestra además una gran resistencia física, pero como contradicción no le van los puntos largos e intenta buscar los puntos más rápidos. Pese a todo no tiembla cuando pisa el polvo de ladrillo. De hecho, para llegar hasta aquí venció previamente a Roger Federer y a Jo-Wilfried Tsonga en estas condiciones y con el público en contra. Todo un peligro.

El sábado se disputará el partido de dobles con Mike y Bob Bryan como claros favoritos. Estos hermanos gemelos llevan una larga trayectoria en cuanto a torneos se refiere, ya que han obtenido 78 títulos en esta especialidad. Con este escalofriante dato, es de esperar que continúen haciendo leyenda y sumando torneos a su palmarés. A pesar de que ambos suelen bajar un poco el listón en tierra batida, los Bryan son excepcionales desde el servicio, además de exquisitos en la volea. Todas las predicciones apuntan a que derrotarán a los españoles Marcel Granollers y Marc López, cuya presencia no es segura y podría ser sustituido finalmente por Almagro.

El domingo, como siempre sucede en la Copa Davis se cambia de rivales, por un lado, Querrey se enfrentará a Almagro y por otro lado Ferrer se verá las caras con Isner. El guión de ambos partidos debe ser el mismo que el de la primera jornada, el servicio de los estadounidenses frente a la resistencia física de unos españoles, agigantados siempre que ven el polvo de ladrillo.

Pese a la teorica inferioridad norteamericana nunca hay que infravalorar a una nación con las estadísticas que presenta Estados Unidos. Su gran trayectoria en esta competición abarca no solo 32 ensaladeras de plata sino también 29 finales. Sin duda Estados Unidos forma parte de la leyenda de la Copa Davis.