Martin Klizan estrena su palmarés

El tenista eslovaco rubricó su primer título ATP en San Petersburgo ante Fabio Fognini por 6-2 y 6-3. Hacía más de ocho años que ningún jugador de Eslovaquia ganaba un título semejante (Dominik Hrbaty en Marsella en 2004).

Martin Klizan ha firmado una excelente semana ganando el torneo de San Petersburgo, de la categoría ATP 250. En la que era su primera final debió lidiar con el italiano Fabio Fognini, al que acabó doblegando cómodamente por 6-2 y 6-3 en una hora y nueve minutos de encuentro.

Un buen arranque del eslovaco y la irregularidad del italiano, una constante en su juego, le permitieron desarrollar el marcador hasta un 4-0 favorable a sus intereses, resultado que acabaría dictando sentencia. Fue tras finalizar el primer acto cuando las diferencias entre ambos tenistas se estrecharon y se produjo un confuso baile de roturas del cual Klizan salió beneficiado, obteniendo la renta suficiente para acabar mandando en los últimos juegos y para hacer caer definitivamente el partido de su lado ante la impotencia de un Fabio Fognini que ha fracasado en las dos finales de un trofeo ATP que ha disputado.

El mérito de Klizan se remonta más atrás del nivel mostrado hoy. En semifinales batalló heroicamente ante el primer cabeza de serie, el jugador local Mikhail Youzhny, ganándole en uno de los más exhaustivos duelos vistos en los últimos meses. Tres horas y cuarenta y nueve minutos de suspense y un marcador de  6(11)-7, 6-4 y 7-6(3), algo sobrenatural para un duelo a tres mangas en pista dura cubierta. Fue el primer set de dicho encuentro el único que Martin cedió en toda la semana.

Conquistando su primer título ATP, cosa que ningún eslovaco había hecho desde Marsella en 2004 (Dominik Hrbaty), Klizan confirma su buen estado de forma y la evolución y madurez que está experimentando. Su reciente historial muestra unas semifinales en Kitzbuhel, una victoria en el Challenger de San Marino y unos impecables octavos de final en el US Open, habiendo sido el verdugo de Jo-Wilfried Tsonga, número seis del mundo en aquel entonces.

Con lo sucedido este domingo tenemos ya otras manos que acarician el metal de la victoria, al que tantos tenistas han intentado llegar y al que tan pocos conocen. A partir del próximo lunes, Martin Klizan ocupará el puesto número treinta y tres en el ránking ATP, siendo la mejor posición de su carrera -de hecho el puesto cuarenta y cinco que estrenaba esta semana ya era el pico más alto al que había escalado-.