Benneteau quiebra la voluntad de Ferrer

Benneteau quiebra la voluntad de Ferrer

David Ferrer sucumbe en las semifinales del Masters 250 de Kuala Lumpur por un contundente 6-4 y 6-1. Benneteau y Mónaco lucharán por el título.

El francés Julien Benneteau se presentó ante David Ferrer como un escollo demasiado grande para llegar a la final del Masters 250 de Kuala Lumpur. En el horizonte de David está el torneo de Beijing catalogado como Masters 500 al que Ferrer asistirá la semana que viene junto con otros grandes como Djokovic o Tsonga. El resultado fue demasiado abultado para el cansado tenista español (6-4 y 6-1). Ahora toca pasar página y seguir buscando el equilibrio que tanto desea el alicantino. En el horizonte está la Copa de Maestros de Londres. La final del torneo de Malasia será entre Juan Mónaco y Julien Benneteau.

El primer set tuvo muchas alternativas por los dos bandos con muchos quiebres. Ninguno de los dos contendientes se mostraba fino con el saque y el rival lo aprovechaba para apretar desde el resto y meter la presión en la raqueta del contrario. Hasta en dos ocasiones rompió Ferrer al francés. Pero Benneteau hizo lo propio y consiguió una rotura más que a la postre fue definitiva. Es la séptima vez que ambos tenistas se encontraban en el circuito profesional con cuatro victorias para el español y tres para el galo.

El segundo parcial tuvo mucha menos historia. A pesar de que David sacó mejor y llegó a porcentajes cerca del 80 por ciento, fue incapaz de hacer frente al jugador francés, que disfrutaba de los mejores momentos en la pista. El cansancio empezó a hacer mella en el de Javea y cedió dos saques que le condenador. Además, fue incapaz de aprovechar las nueve ocasiones que tuvo para igualar el marcador con el servicio del rival. Algo que no suele ser muy común en el jugador español que demuestra que la temporada de le está haciendo demasiado larga.

Mónaco luchará por su séptimo título

Juan Mónaco tuvo un complicado encuentro ante el japonés Kei Nishikori (6-2, 2-6 y 7-6(4)). Después de casi tres horas de encuentro y la lotería del desempate, la suerte cayó del lado del jugador argentino que estará en la final de mañana ante Julien Benneteau. El jugador nipón jugó un partido serio y contundente aunque no pudo certificar la mejoría que lleva arrastrando desde hace unos meses. El mejor hacer del argentino en los momentos clave del encuentro le dio el pase para luchar por el título. De ganarlo, sería el séptimo campeonato que conseguiría. Benneteau estrenaría su casillero a sus 30 años.