Cara y cruz para los nuestros en Shanghai

Robredo cayó ante Haas y no pudo imitar a Feliciano, quien previamente se había ganado el derecho a estar en octavos - El toledano también avanzó en dobles junto a Pablo Andújar.

Cara y cruz para los nuestros en Shanghai
Foto: La Razón.

Solo uno de los dos españoles en liza en la jornada pudo firmar su pase a los octavos de final, tras vencer Feliciano López en el duelo que inauguraba la jornada y caer a continuación Tommy Robredo. Fue el de Hostalric el peor parado de los nuestros al caer en dos mangas (6-3 y 6-3) ante Tommy Haas, que se llevó la victoria en este duelo de viejos rockeros -30 años el español y 34 el alemán-. Haas, quien vive una segunda juventud y se encuentra a un paso de regresar al top 20 -lo hará matemáticamente el próximo lunes- fue mejor durante todo el encuentro, y no dio opciones a un Robredo que ya empezó perdiendo su primer juego al saque y que no levantaría cabeza a lo largo de los sesenta y cinco minutos que aguantó en pista.

Previamente sí había vencido su partido Feliciano López. El español, recuperado de las molestias en la muñeca que le llevaron a abandonar en las semifinales de Beijing, firmó una gran actuación ante el alemán Philip Kohlschreiber, de quien se deshizo por 6-3 y 6-4 en una hora y doce minutos, haciendo valer la superioridad de su primer servicio -88% de puntos ganados- y sin ceder un solo saque. El próximo rival de Feli en el Masters asiático será Novak Djokovic, a quien nunca ha vencido hasta la fecha, con un balance de cuatro victorias para el serbio en otros tantos enfrentamientos.

El día no había terminado con esta victoria para Feliciano, que poco después volvería a saltar a pista, esta vez en compañía de Pablo Andújar, para disputar su partido de dobles ante Fernando Verdasco y David Marrero. Pese a que Fer y David se jugaban mucho, estando cerca de entrar en el Masters de Londres, sus compatriotas no les dieron la más mínima opción, y el dueto de castellano-manchegos se llevó el gato al agua por 6-3 y 6-4 sin demasiados apuros.