Una montaña para Federer

El suizo vuelve a la competición (6-3 y 7-5 a Lu) en Shanghai para reforzar su condición de número uno del mundo. Djokovic, con menos puntos que defender hasta final de año, acecha en la sombra.

Una montaña para Federer
Federer descansa ante la atenta mirada de un agente de seguridad (Agencias).

Mientras Roger Federer recoge sus bártulos nada más vencer (6-3 y 7-5) al local Yen-Hsun Lu en su debut en el Masters 1000 de Shanghai, cuatro hombres uniformados le rodean antes de abandonar la pista. Se trata de su vigilancia personal, la cual no le pierde de vista hasta que llega al hotel. La razón son las amenazas de muerte que ha recibido el suizo a través de un portal de Internet en los últimos días y que han intensificado las medidas de seguridad en torno a él. Todo un caos que le ha hecho replantearse su presencia en suelo chino, pero que ha desestimado finalmente dada la importancia del torneo. Shanghai abre el rush final de la temporada que concluirá con la cita de maestros de Londres prevista a partir del 5 de noviembre. Un epílogo con muchas cosas aún por discutirse, como el número uno del mundo que retiene por un estrecho margen de 835 puntos sobre Novak Djokovic. Pocos si nos atenemos a los precedentes. Federer defiende hasta entonces la friolera de 3.000 puntos, una barbaridad en comparación con los 560 del serbio.

La brecha entre ambos sólo se entiende con un retrovisor en la mano. La pasada temporada marcó la explosión definitiva de Djokovic, pero llegó mermado físicamente a los últimos torneos del calendario. Apenas alcanzó las semifinales en Basilea, cuartos de final en París-Bercy y cayó en la fase de grupos de la Copa de Maestros. Muy diferente fue el caso de Federer. El helvético, con menos partidos a cuestas, llegó fresco a este tramo final, el cual coincide con unas circunstancias que le son propicias. En todos estos torneos se compite sobre cemento y bajo techo, una atmósfera tan idónea para su juego como para encadenar 29 victorias consecutivas (no pierde desde noviembre en 2010). Este tríptico se saldó con pleno éxito y sirvió de lanzadera para que recuperara este año el primer escalón del ránking, el cual alcanzó en julio tras sumar su séptimo Wimbledon.

Así se explica la comparecencia de ambos en el tapete asiático. Ninguno participó en la última edición (ambos eludieron lesión), por lo que disponen de 1.000 puntos extra. A partir de ahí, el margen será mínimo para Federer, quien podría asegurarse una semana más el número uno siempre y cuando derribe a su compatriota Stanislas Wawrinka en octavos de final. “Sería especial, porque supondría mi semana número 300 al frente de la clasificación. Será un gran partido y muy difícil, porque enfrente estará un amigo”, cuenta. Y no sólo eso. Con más de tres semanas alejado de las pistas, desde que ayudara a Suiza a mantener la categoría en el grupo mundial de Copa Davis frente a Holanda, Federer necesita ritmo de competición. Ante Lu se le vio corto de piernas y de puntería (23 errores no forzados, demasiados). Incluso su servicio perdió lustre, conectando escasamente el 53% de primeros.

“Siempre te preguntas si en este tiempo has perdido algo de fuelle. No jugaba en pista dura desde el US Open (cayó en cuartos de final ante Tomas Berdych), pero estoy feliz por cómo han ido las cosas”, apunta. Desde ahora, cada encuentro le mide en la distancia con Djokovic, quien jugará en tercera ronda ante Feliciano López. Uno lo hará pendiente de la montaña de puntos que debe apuntalar. El otro, sin ataduras posibles, a la caza y captura de un número uno que tantea con los dedos (aventaja a Federer en 1.515 puntos en la carrera de campeones). Y todo previsto en Shanghai, allí donde no deseaban ir. El mismo lugar que aparece ahora como un flotador sobre el que alimentar sus objetivos.

OTROS RESULTADOS.

Segunda ronda.

Novak Djokovic (SRB/N.2) a Grigor Dimitrov (BUL), 6-3 y 6-2.

Andy Murray (GBR/N.3) a Florian Mayer (ALE), retirada.

Tomas Berdych (RCH/N.4) a Andreas Seppi (ITA), 6-3 y 6-3.

Jo-Wilfried Tsonga (FRA/N.5) a Benoit Paire (FRA), 7-6(7) y 7-5.

Janko Tipsarevic (SRB/N.6) a Viktor Troicki (SRB), 6-2 y 7-6(3).

Marcos Baghdatis (CYP) a Milos Raonic (CAN/N.12), 7-6(4), 6-7(5) y 7-6(3).

Stanislas Wawrinka (SUI/N.13) a Denis Istomin (UZB), 6-4, 4-6 y 6-4.

Sam Querrey (USA) a Kei Nishikori (JPN/N.14), 2-6, 6-1 y 6-4.

Alexandr Dolgopolov (UCR) a Gilles Simon (FRA/N.15), 6-3 y 6-4.

Feliciano López (ESP) a Philipp Kohlschreiber (ALE/N.16), 6-3 y 6-4.

Radek Stepanek (RCH) a Richard Gasquet (FRA/N.11), 6-4 y 6-4.

Tommy Haas (ALE) a Tommy Robredo (ESP), 6-3 y 6-3.