Murray libra el enredo

El escocés, desesperado, remonta (4-6, 6-2 y 6-3) ante un pegajoso Stepanek y avanza hacia semifinales en Shanghái.

Murray libra el enredo
Murray disputara por tercer año consecutivo las semifinales en Shanghái (Agencias).

Más que un partido, es una trampa. En el Qi Zhong de Shanghái, Radek Stepanek propaga el desorden con su juego heterodoxo. Lo apodan el gusano, pero más bien es una araña por su manera de tejer laberintos. Sus rivales lo conocen y lo temen. “Es increíblemente rápido y flexible. Su estilo es diferente al del resto de jugadores, a él le gusta entretener y frustrar a los demás. Para ganarle hay que ser paciente”, esgrime en la previa Andy Murray, su rival en cuartos de final. Luego, claro, la realidad es otra. El veterano checo, de 33 años, impone su ley. No busca la fuerza bruta, sino la pericia. Sube a la red, roba el ritmo con cortados, engaña con contrapiés… En definitiva, te desespera. “¡Estoy jugando muy mal!” grita el británico, que se ve cerca del abismo al comienzo del tercer set (1-2 con ‘break’ en contra). Al final, sin embargo, remonta (4-6, 6-2 y 6-3) por su empeño y buena estrella. Desde que debutara aquí en la edición de 2010 siempre (11-0 de balance) ha sorteado cualquier obstáculo en la pista.

Aunque pocas veces estuvo Murray tan mohíno en suelo chino. Desde el inicio cayó presa del pánico, incapaz para desbordar a un Stepanek que se agarraba como un chicle al zapato. Cedió terreno (2-3 con ruptura) y entró en guerras inútiles, llegando a verse sorprendido por el talento natural del de Karvina. Hasta lo pagó destrozando alguna raqueta. Sólo consiguió salir de esta espiral invitado por su rival, que cometió 41 errores no forzados, demasiados. Rompió en blanco (4-2 en el segundo set) y se sobrepuso a un nuevo cortocircuito al inicio del definitivo parcial, en el que desaprovechó un 0-40 y donde neutralizó posteriormente una nueva desventaja. Y lo hizo sin alardes, alimentado por el alto déficit desde el servicio de un Stepanek (pasó del 94% de puntos con primeros saques en el acto inaugural al 47% en el tercero) que terminó atrapado en su propio riesgo.

“Comencé el partido con dudas”, comenta el británico, campeón este año en los Juegos Olímpicos de Londres y en el US Open. “No me sentí muy cómodo en los dos primeros sets, pero me las arreglé en el segundo para tomarme un respiro y coger un poco de impulso. Al final del partido estuve mucho más cómodo, sabiendo que era yo el que dictaba los puntos (sumó 21 de los últimos 26 que se disputaron). (Radek) Stepanek te dificulta mucho porque juega muy variado. Ha demostrado claramente lo que puede llegar a hacer”, continúa en referencia al checo, el cual será uno de los principales adversarios de España en la final de Copa Davis que se disputará en el O2 Arena de Praga del 16 al 18 de noviembre.

Con este resultado, Murray, avanza hacia semifinales en estado de alerta. Sus opciones para amenazar en los próximos meses el número uno del mundo de Roger Federer pasan por rozar la excelencia en este final de temporada. Primero está Shanghái, donde defiende título y sólo quedan huesos por delante (esperarían el suizo o Marin Cilic en semifinales). Después, la gira bajo techo con Valencia, París-Bercy y la Copa de Maestros como platos fuertes. Muchos frentes abiertos y una certeza irrefutable: en el futuro habrá enredos de los que no podrá salir airoso.

OTROS RESULTADOS.

Cuartos de final.

Novak Djokovic (SRB/N.2) a Tommy Haas (ALE), 6-3 y 6-3.

Tomas Berdych (RCH/N.4) a Jo-Wilfried Tsonga (FRA/N.5), 6-3 y 7-6(4).