Federer no falla

El suizo Roger Federer ha derrotado al croata Marin Cilic (6-3 y 6-4) y se medirá en semifinales a Andy Murray.

Federer no falla
Federer saluda al público (Reuters).

El próximo lunes cumplirá 300 semanas como número uno del mundo. Sin embargo, a sus 31 años de edad, Roger Federer todavía siente los nervios a la hora de cerrar un partido. Hoy, ese temblor ha podido darle un disgusto. No obstante, el tenista más laureado de la historia, es capaz de poner las cosas en su sitio en un simple instante. Es lo que hizo el suizo para batir a Marin Cilic en dos sets (6-3 y 6-4). En las semifinales del Masters 1000 de Shangai, le aguarda Andy Murray, que sufrió para derrotar a Radek Stepanek.

El partido comenzó con el guion esperado. Federer, claro favorito a la victoria, hizo daño desde el principio a Cilic, y tomó ventaja desde el inicio (2-0). No obstante, el juego del suizo no se caracterizo por ser constante, ni por ejecutar grandes golpes. El número uno del mundo no se encontraba cómodo y recordó al jugador que en la jornada de ayer se midió a su compatriota Wawrinka. Lo aprovechó el croata para contrarrestar el empuje inicial del suizo (2-2). Pero pronto, Marin Cilic empezó a arrastrar un lastre que le impidió mantener la igualdad: su servicio. El décimo cabeza de serie tan sólo metió en pista el 43% de sus saques, con los cuales sólo pudo obtener el 53% de los puntos. No pudo mantenerse en la batalla y tan sólo se apuntó un juego más antes de que el suizo cerrase al resto el acto (6-3).

En el segundo parcial Federer si consiguió brillar con luz propia, al menos durante tres juegos consecutivos, que le valieron para tomar ventaja (4-1). El suizo, que ejecutó golpes maravillosos con el revés, trató de cerrar el partido al resto cuando la cosa marchaba 5-2. Pero ahí apareció la mejor versión de Cilic. El croata echó el resto, y no sólo obligó a Roger a volver a servir, sino que puso nervioso al número uno, y quebró su servicio alargando la segunda manga. Tan sólo pudo hacer eso, alargarla, porque a continuación el suizo aprovechó un 15-40 para cerrar el encuentro y sellar su pase a semifinales.