Djokovic, siempre insaciable

El jugador serbio acaba con el veterano Tommy Haas en un encuentro más complejo que lo que el tanteo refleja (6-3 y 6-3) y reta al checo Tomas Berdych por un puesto en la final de Shanghai.

Djokovic, siempre insaciable

El tiempo pasa y el acontecer de los días nos deja un presente cambiante. Sin embargo, en el circuito encontramos constantes, y una de ellas es la sed de victoria de Novak Djokovic. El serbio, mente de hierro, no encuentra fin a sus anhelos de sumar victorias y hoy ha conseguido otra a costa de un Tommy Haas que, pese a caer por 6-3 y 6-3 en una hora y veintiún minutos, se ha adentrado en la fortaleza del tenis de 'Nole', finalmente inexpugnable.

Después de un inicio estático, en el sexto juego se libró una batalla de bellos puntos, largos y en los que la pelota, golpeada con violencia, silbaba a su paso por la red. Fiel al refranero, a la tercera bola de rotura consiguió Djokovic desmontar el servicio de Haas, siempre defendido por el alemán más con sudor y muñeca mágica que con la efectividad de sus saques, más y más pobres con el paso de los juegos.

En la segunda manga, lejos de desistir en la lucha por el triunfo, el teutón continuó peleando y comenzó a afinar la puntería con un revés a una mano que acabó comportándose como un látigo fustigador. La ambición de Haas vio el premio en la rotura conseguida en el segundo juego para ponerse camino del 3-0, efímera ya que el atrevimiento de Haas acabó despertando al chacal de Belgrado, que hizo una contrarrotura en blanco y protagonizó una racha de cinco juegos seguidos para ponerse con un 5-2 inabordable. Con una raqueta en jaque, Haas consiguió resistir los embistes de Novak para rascar una rotura que no le pudo servir de punto de inflexión, dado que dobló la rodilla en el siguiente juego al servicio tras haber salvado un 0-40 adverso y haber obligado a Djokovic a ganar en la quinta ocasión.

"He estado ganando un montón de partidos recientemente, lo que es siempre bienvenido cuando quieres ganar confianza, cuando quieres sentirte bien contigo mismo en la pista. Ganar partidos es la meta primordial para cualquier atleta. Mis juegos al resto fueron excepcionales, es algo que me ha dado mucha confianza hoy", comentó Djokovic en rueda de prensa.

Berdych, su objetivo más inmediato; el número uno de Federer, su máxima aspiración

La mirada de Djokovic es fija, y apunta hacia el número uno. Sentarse esta semana en el trono del tenis mundial dependía de una sorpresa que se antojaba difícil, pero Novak sabe que de aquí a final de año depende de su trabajo y sus futuras actuaciones más que de Federer o de lo que el azar le depare. "Es mi máximo objetivo", confesó días atrás al ser preguntado por volver a recuperar el lugar que ocupaba justo hace un año. Todo y liderar la Carrera a Londres por 1515 puntos de diferencia sabe de la calidad del suizo, sobre el cual  se deshizo en elogios.

"Si alguien quiere igualar a Federer, no sé si podrá", comentó Djokovic.

"Las 300 semanas de Federer en el número uno es un logro extraordinario. Está siendo uno de los mejores, si no el mejor de todos los tiempos. Con 31 años está ganando Grand Slams, y es siempre el favorito en los torneos que participa. No necesitamos gastar palabras sobre su calidad", comentó en una muestra de admiración. "Si alguien quiere igualarlo no sé si podrá, tendrá que ser muy consistente en los próximos cinco años, como poco. El tenis es un deporte individual muy exigente en el que estás sometido a muchos viajes, torneos y también éxitos", indicó.

"Jugar contra un 'top ten' es un reto, y Tomas ha ido ganándoles en diferentes superficies los últimos años", señaló Novak

Ahora, si quiere seguir los pasos de la leyenda suiza, deberá sumar. Para ello tendrá que superar el escollo que le supone encontrarse a un Berdych enrachado y motivado en un final de temporada en el que espera asaltar la quinta posición del ránking mundial, sumar trofeos y conseguir la preparación necesaria en pista dura cubierta para ser el líder que guíe a la República Checa hacia su segunda Copa Davis -tras la del 1980-, ante su público en el O2 Arena de Praga y contra una 'Armada' española a la que le faltan energías a estas alturas de temporada.

"Es siempre un gran reto jugar contra jugadores que están en el 'top ten', especialmente contra alguien que es un fijo en esa posición. Tomas ha ido ganando partidos contra los mejores en diferentes superficies en los últimos años, por lo que conoce como jugar en los grandes escenarios y en los grandes momentos. Va a ser duro, pero también he estado jugando bien, por lo que intentaré buscar mis oportunidades mañana desde la línea de fondo y ver como va la cosa", expresó Djokovic.