Del Potro destrona a Federer

En una final memorable, Juan Martín Del Potro se a impone a Roger Federer (6-4, 6-7 y 7-6) en "su pista". Más de tres años después de aquella final en el US Open el argentino vuelve a imponerse al número uno del mundo.

Del Potro destrona a Federer
Del Potro, en la gran final de hoy en Basilea (www.noticias.lainformacion.com)

Aquella épica final en Flushing Meadows atormenta la cabeza de Federer. Los siete siguientes partidos entre ambos azotan la mente de Juan Martín del Del Potro, que no encuentra soluciones para acabar tumbando al suizo. Basilea presenta a ambos la posibilidad de sumar un nuevo título, el séptimo del año para uno o el número 200 para Argentina para el otro. La inmaculada racha del helvético bajo techo siembra el pánico en el tenista de Tandil, sin embargo, la colosal batalla de los pasados juegos llena de dudas a Roger Federer que, se siente obligado a vencer frente a su público.

Dos horas y cuarenta y seis minutos después de comenzar la batalla el tenista argentino levanta las manos al cielo (6-4, 6-7 y 7-6), mientras Federer baja la cabeza siendo consciente de una dura derrota que acerca su número uno del mundo a Novak Djokovic. El partido ha sido intenso, eléctrico y memorable. Una final de las de verdad disputada a todo tren entre dos de los mayores talentos del circuito. Con mazo por derecha el de Tandil empezó a resquebrajar la resistencia de su rival desde el primer minuto, buscando con aínco el revés del rival una y otra vez y encontrando el fruto esperado a través de un gran break.

Del otro lado, la elegante sombra de Roger Federer no tuerce el gesto y se mantiene impertérrito a los ataques del argentino. Con serenidad y la estética habitual va capeando el temporal poco a poco. Sin embargo, simplemente puede sobrevivir de cualquier manera ante el acierto golpe tras golpe de un Del Potro dispuesto a finiquitar la final en el segundo acto, conocedor de como se las gasta Federer si perdonas. 

Pero el tenista suizo, tocado por una varita cuando el partido agoniza, sobrevive a dos momentos cruciales y lleva la segunda manga hasta el 'tie-break'. En ese instante respira toda Basilea e intentan, desde la grada, llevar al suizo hacia la remontada. Federer crece desde su derecha que, por primera vez en todo el encuentro empieza a visitar las líneas. Pese a tardar más de lo habitual, el suizo cierra el segundo set sacando el puño y lleva el partido hasta la tercera y definitiva manga. Viejos fantasmas recorren el cuerpo de Del Potro, mientras el tenista local alza el puño por primera vez.

Las sensaciones han cambiado sobre la pista y Federer empieza a mandar desde el fondo, incluso alterna con éxito subidas a la red. Con los papeles cambiados, en los primeros minutos del tercer acto Del Potro sobrevive desde el servicio, con aplomo y con cautela, salvando situaciones de máxima exigencia. Pasan los minutos y las opciones de Federer al resto empiezan a disminuir lentamente al tiempo que crece de nuevo el tenista argentino, que se vuelve a sentir ganador de la final. Casi una hora después de batalla la muerte súbita definitiva está servida.

Pero esta vez el guión habitual iba a cambiar. Todos los duelos últimos entre ellos habían mostrado las grandes diferencias entre ambos a la hora de vivir sobre el alambre. Esta vez caminó con más aplomo Del Potro, que lejos de dudar ajustició a Federer desde el primer punto hasta el 7-3 final. El resultado deja a Federer tocado, perderá el número uno del mundo el 5 de noviembre y se rompe su impoluta racha de victorias en pista cubierta que venía desde París-Bercy 2010. Del Potro es el nuevo rey de Basilea.