Sharapova remonta a Kirilenko y se lleva el duelo de rusas

Maria Sharapova ha derrotado a su compatriota Maria Kirilenko por 3-6; 7-5 y 6-2 en la eliminatoria fratricida de cuartos de final que las enfrentaba. La rival de la siberiana en semifinales de Indian Wells será la serbia Ana Ivanovic.

Sharapova remonta a Kirilenko y se lleva el duelo de rusas
Sharapova celebra un punto con efusividad. (Reuters)

Más de tres horas fueron necesarias para conocer el desenlace del duelo de rusas, el derbi de ‘Marias’, el enfrentamiento de cuartos de final entre Sharapova y Kirilenko en el torneo de Indian Wells. Ambas tenistas deleitaron al espectador con un grandísimo partido de tenis, llevo de emoción, buenos puntos, brillantes golpes y dos mujeres que no escatimaron en ambición ni en deseos de lograr la victoria.

Pese a que Sharapova llegaba al encuentro con la vitola de favorita, Maria Kirilenko no se arrugó en ningún momento y logró que dicho factor jugase a su favor. Relajada y con menos presión que su rival, Kirilenko no tardó en ponerse por delante. Un break tempranero le permitió disponer de ventaja en el marcador de 3-0. Sharapova devolvió la rotura para colocarse 3-2, pero no supo igualar y dejó vía libre a su contrincante para meter la directa y llevarse la primera manga.

Maria Kirilenko se mostraba muy segura en esta primera fase del partido, poniendo en pista casi todos los golpes, atreviéndose con ganadores incontestables y presionando el servicio de la una Sharapova que no terminaba de sentirse cómoda y se veía incapaz de sacar a la cancha su estilo agresivo. Muy dubitativa con su saque, Masha cedió nuevamente en el alba del segundo set, donde, nuevamente, Kirilenko se puso con ventaja de 2-0 y la victoria se antojaba menos utópica. Sharapova parecía incómoda, acumulando gran cantidad de errores no forzados con el revés y harto insegura con su saque.

Sin embargo, la siberiana reaccionó y un break le permitió igualar el set a 2. El quinto juego de la segunda manga resultaría clave en el devenir del partido. Con mucho sufrimiento, y tras levantar 6 bolas de rotura en contra, Sharapova consiguió adjudicárselo y el encuentro dio un vuelco que se confirmó con un nuevo break. Pero Kirilenko no parecía dispuesta a aceptar el nuevo cariz que había tomado el set y se repuso con una nueva rotura que le sirvió para igualar a 4. Desde entonces, ambas tenistas se aferraron a su servicio y con mucho esfuerzo lograron mantenerlo hasta que, con 6-5 para Sharapova, Kirilenko pecó de mal de alturas y, a base de dobles faltas y muchos nervios,  regaló el juego a Masha, que igualó la contienda y forzó el tercer set.

La Zarina llevó el partido a su territorio, ya que desde 2010 acá, el parcial que acumula en el los encuentros decididos al tercer set es de 15-1. Desde este momento ya no hubo color. Sharapova sacó a relucir su mejor versión y con derechas demoledoras y multitud de golpes ganadores logró desconcertar a una Kirilenko cada vez más temerosa con su saque. Con 4-0 a favor, Kirilenko ofreció atisbos de resistencia y un break le permitió establecer un 4-2 esperanzador, al que se sumó una nueva opción de rotura desaprovechada. Finalmente, Sharapova cerró el partido al resto y estableció el definitivo 6-2.

El primer set fue de Kirilenko; el segundo, de gran igualdad; y el tercero, de Sharapova. Fue la experiencia y el saber estar de Masha lo que desequilibró el encuentro y lo decantó del lado de la número 2 mundial, que se enfrentará en semifinales contra Ana Ivanovic, en un partido en el que ambas tenistas se volverán a ver las caras cuatro años después.