Sharapova sería número 1 si llega a la final de Roland Garros

La derrota de Victoria Azarenka pone en bandeja a Maria Sharapova la reconquista del número 1. Para ello, a la siberiana le basta con llegar a la final.

Sharapova sería número 1 si llega a la final de Roland Garros
Su triunfo en el Abierto de Australia de 2008, posibilitó que Maria Sharapova lograse el número 1 del mundo en mayo de 2008. Desde entonces, no ha vuelto a ostentarlo.

Maria Sharapova puede convertirse en número 1 del mundo al término de Roland Garros. La derrota de Victoria Azarenka en octavos de final le pone a tiro la reconquista del trono de la WTA, que ya ostentó durante muchas semanas, la última vez, hace 4 años.

Victoria Azarenka defendía en la presente edición de Roland Garros los 500 puntos de los cuartos de final logrados en 2011, cuando cayó derrotada ante Na Li. Por lo tanto, su derrota en cuarta ronda obligará a la bielorrusa a conformarse con los 280 puntos que la WTA adjudica por disputar los octavos de Grand Slam, con lo que Vika perderá 220 puntos y bajará de los 9020 que ahora posee, a los 8800.

Por su parte, Maria Sharapova defiende los 900 puntos de las semifinales cosechadas el pasado año, donde, paradojas del destino, también cayó ante Na Li. Por lo tanto, de llegar a la final, la siberiana se anotaría 1400 puntos, con la consecuente diferencia de 500 que sumaría directamente a su casillero, que, en estos momentos, es de 8390 puntos. Por lo tanto, Masha se quedaría con 8890, en el caso de ser finalista, y con 9490, en el caso de proclamarse campeona del torneo.

En ambos supuestos, Sharapova arrebataría a Azarenka el número 1 del tenis mundial, por lo que Maria se encuentra a tan solo 3 partidos de regresar a la cima del tenis. 

Sharapova ya ostentó el número 1 del tenis mundial en cuatro ocasiones. La primera de ellas, durante la semana del 22 al 28 de agosto de 2005; la segunda, entre septiembre y octubre de ese mismo año; la tercera, entre enero y marzo de 2007; y la cuarta y última hasta la fecha, entre el 19 de mayo y el 8 de junio de 2008, en vísperas de su grave lesión.