Wimbledon: Agnieszka o Serena, el éxito de una promesa o el regreso de una leyenda

Serena Williams y Agnieszka Radwanska lucharán este sábado por tocar el cielo de la catedral del tenis. La estadounidense busca, en su séptima final en este escenario, agrandar su leyenda al conseguir su quinto título en Londres, mientras que para la polaca el triunfo tiene un significado doble, conseguir el primer Grand Slam de su carrera y convertirse en la número 1 del tenis femenino.

Wimbledon: Agnieszka o Serena, el éxito de una promesa o el regreso de una leyenda
Serena Williams durante un encuentro en Londres (GETTY IMAGES)

La leyenda consagrada ante la que pretende serlo, la experiencia ante la juventud, la garra y la potencia ante la calidad y la ilusión. El All England Club acoge este sábado la final entre dos figuras del tenis femenino, Serena Williams y Agnieszka Radwanska. Dos jugadoras dispuestas a darlo todo para tocar el cielo de Londres. Siete años separan a ambas tenistas, a dos estilos de juego, a dos generaciones de mujeres que pisan fuerte en la hierba londinense. Una busca empezar a ser leyenda para escribir con letras de oro su palmarés, mientras que a la otra los títulos la respaldan y la postulan como la favorita, por autoridad, por galones, por maestría y por un tenis que aunque pasen los años sigue formando parte de los grandes.

La menor de las Williams, sexta cabeza de serie se enfrenta a la tercera favorita en un escenario en el que se siente como en casa y donde se ha coronado ya en cuatro ocasiones, en 2002, 2003, 2009 y 2010. Y fue desde este último triunfo en 2010, cuando la estadounidense, por una lesión y un posterior problema médico, se mantuvo fuera de las pistas alrededor de un año. Regresó en junio de 2011 con las mismas ganas y poco a poco fue recuperando su nivel, y llegó a alcanzar la final del US Open donde cayó ante Samantha Stosur. Ya en 2012, la americana no ha destacado por sus papeles en Australia, donde cayó en octavos, ni en Roland Garros, al haber caído en primera ronda, pero Wimbledon es otra historia y es que, en este escenario la tenista se ha hecho aún más grande. Y pese a no haber estado bien situada en el cuadro por ranking, Serena ha plantado cara a rivales complicadas, dejando por el camino a algunas favoritas como la vigente campeona, Petra Kvitova, la kazaja Yaroslava Shvedova, la italiana Sara Errani, además, ya en el último encuentro de semis, a la número dos del mundo, la bielorrusa Victoria Azarenka.

La estadounidense tiene a su favor su gran calidad, su tenis, su garra, su potencia, su gran servicio pero sobre todo su experiencia, la de aquella tenista que ya lleva en sus hombros cuatro Wimbledon, cinco Open de Australia, tres US Open y un Roland Garros.  Una jugadora ante la que sobran las palabras y para la que sólo quedan elogios por su juego. Exitosa fuera y dentro de las pistas, la ex número 1 del mundo no está dispuesta a dejar escapar esta oportunidad, en su séptima final en este escenario, de volver a lo más alto del tenis femenino.

No será un encuentro sencillo el que enfrente a la menor de las Williams ante la polaca Agnieszka Radwanska, de sólo 23 años y que ya ha superado sus propias marcas personales, al haber conseguido llegar a su primera final de un Grand Slam. Pero las finales no se juegan, sino que se ganan y eso lo sabe muy bien la número tres del mundo, que es consciente de que si se corona en Wimbledon, además de triunfar en Londres, se consagraría finalmente como la mejor del mundo, la número 1, tras una temporada de grandes resultados. Aunque es cierto que si se trata de un Grand Slam, Agnieszka no tiene grandes números este 2012. Cayó en los cuartos de Australia y en tercera ronda de Roland Garros. Siempre ha estado a la sombra de dos rivales, Maria Sharapova y Victoria Azarenka. Pero con ‘Masha’ y ‘Vika’ fuera de competición, la polaca lo tiene todo para tocar el cielo y reivindicar su juego como un tenis de futuro y proyección ante la todopoderosa Serena. Agnieszka también ha disfrutado de dos semanas de juego sin apenas problemas, sólo ha cedido un set en seis encuentros, y por el camino ha dejado a rivales como Rybarikova, Vesnina, Heather Watson, Camila Giorgi, Maria Kirilenko y Angelique Kerber.

A su contra, Serena cuenta con la juventud, la sorpresa y el aire fresco del juego de la polaca, a la que sólo se ha enfrentado en dos ocasiones. Fue en 2008, en los octavos del Open de Qatar y en cuartos de final también de Wimbledon, aunque en ambos choques salió vencedora la estadounidense. Pero 2008 queda muy lejos para una Agnieszka que va de menos a más y que vive uno de los momentos más dulces de su carrera.  Lleva un año de éxitos y 2012 ya le ha visto coronarse en Dubai, Miami y Bruselas. Su variedad de golpes y su movilidad por toda la pista sin duda puede desarmar la potencia de Serena.

Será una final inédita entre una vieja conocida, pero que siempre está ahí, y el futuro del tenis femenino y polaco, pese a tratarse del siempre variable ranking femenino. Serena Williams frente a Agnieszka Radwanska en un duelo de poder, de significado que sin duda puede mostrar el camino a seguir esta temporada, aquel en el que las grandes leyendas continúan más vivas que nunca o el relevo generacional. La hora de que otros nombres copen las portadas y es que las nuevas promesas llegan pisando fuerte.