Serena Williams agranda su leyenda con su quinto título en Wimbledon

Serena Williams agranda su leyenda con su quinto título en Wimbledon

Serena Williams se ha proclamado por quinta vez campeona de Wimbledon, tras vencer a una combativa Agnieszka Radwanska en la final, por 6-1, 5-7 y 6-2. La norteamericana logra el decimocuarto título de Grand Slam de su carrera y acaba con el sueño de Radwanska, que ascenderá al número 2 de la WTA. Por su parte, Serena será número 4, desbancando a Kvitova.

Hay deportistas que son eternos. Ni la edad, ni las lesiones ni ningún otro factor logran acabar con su sed de victoria. Serena Williams es un ejemplo, consolidada como una de las más grandes tenistas de la historia.

La norteamericana es campeona de Wimbledon 2012, y lo ha logrado tras acabar en la final con una de las jugadoras del momento, Agnieszka Radwanska, en un partido en el que tuvo que sufrir, tal vez, más de lo esperado.

La polaca no puso las cosas nada fáciles y trató de hacer su tenis, alargando los puntos, desplazando a Serena, abriendo la pista y jugando con los tiempos. Pero Serena Williams estuvo sensacional. Su servicio volvió a ser un referente y una verdadera mina de ‘aces’.

A pesar de jugar con agresividad, la menor de las Williams nunca perdió la cabeza y siempre disputó cada punto con inteligencia, sabiendo tener la paciencia necesaria para atacar a una jugadora rocosa como Radwanska. Salvo en el segundo set, donde la polaca se creció y logró aprovechar los indicios de nerviosismo mostrados por la estadounidense, Serena controló el partido.

El primer set fue una batalla mucho más dura de lo que refleja el marcador. A pesar de solo lograr un juego en toda la primera manga, la polaca combatió y tuvo opciones en varios de ellos. Tras el 1-0 inicial de Serena al saque, los tres siguientes juegos se decidieron al deuce, y allí Williams exhibió sus dotes competitivas para anotárselos. Con 5-0, fue cuando la de Cracovia sacó su orgullo y se anotó el de la honra, pero no pudo evitar caer con un duro 6-1.

Tras un breve parón por lluvia, el techo retráctil de la pista central volvió a resultar salvador. La interrupción quizás benefició a Radwanska, que salió más enchufada que su rival y comenzó ganando su servicio. En este segundo set, Aga se mostró muy sólida sacando, aunque no pudo evitar que, una vez más, Serena Williams le tomara ventaja con un nuevo break, que supo consolidar levantando una situación de 0-30.

Parecía que Radwanska se despedía del partido, pero no fue así. La polaca ofreció una verdadera exhibición de lucha y pundonor, para resistir con su servicio y quebrar el saque de Serena, algo que parecía imposible hasta entonces. Fueron los únicos momentos en todo el partido en los que se notó cierto nerviosismo en la menor de las Williams. Y Radwanska, como buena campeona que es y una verdadera experta en batallas psicológicas, lo aprovechó logrando su servicio y quebrando para resolver al resto el segundo set. 7-5 y todo abierto para el tercero.

El primer juego del set definitivo resultó largo, pero fue la polaca la que se lo anotó, a base de lucha y de levantar opciones de break. Williams logró la igualada sin dificultad y volvió a disponer de dos opciones de rotura cuando Radwanska sacaba, pero tiró de maestría y saber estar para levantarlas. La polaca se puso 2-1, fue el momento en el que más cerca tuvo la sorpresa.

Pero Serena Williams no quería sobresaltos y con cuatro saques directos acabó con las ilusiones de Radwanska, cortando la inercia de igualdad que había tomado el tercer set. Llegaron las roturas, fácilmente confirmadas por la norteamericana con juegos fáciles al servicio. Así arribó la situación de bola de partido y la definitiva victoria de Serena Williams, que logra su título número 42, el decimocuarto de Grand Slam, y el quinto en la hierba londinense, igualando a su hermana Venus.

Por su parte, Radwanska se despide del número uno y de su gran oportunidad para proclamarse campeona de un ‘major’. Sin embargo, la profe asciende al número 2 de la WTA, mientras que Sharapova cae al 3. La número 1 será Azarenka, y Serena Williams arrebata el 4 a Kvitova.