Esperanzas del tenis femenino (III): Garbiñe Muguruza

La tenista residente en Barcelona ha cerrado el 2012 rozando el Top 100. Hace poco más de dos meses que cumplió los diecinueve años y todo el circuito conoce ya su potencial.

Esperanzas del tenis femenino (III): Garbiñe Muguruza
Garbiñe Muguruza Blanco (Eurosport).

"Ha sido una de las mejores experiencias que he tenido. Encontrarme en la pista con jugadoras muy buenas y en un ambiente distinto al que yo estoy acostumbrada. Los nervios me atacaron más en el debut que en el primer partido. Una vez superada la primera ronda pude encontrarme más cómoda para desarrollar mi juego". Son palabras de Garbiñe Muguruza Blanco (Caracas, Venezuela. 1993) que recoge Europa Press y que hizo la jugadora española en referencia a Miami. La temporada ha sido sobresaliente, pero el torneo estadounidense es donde la española mostró al mundo su verdadero potencial.

Camino a Miami

Seis torneos precedieron al americano. Seis eventos que disputó sobre pista dura y donde se empezó a fraguar lo que estaba por llegar. La facilidad de la de Caracas para derrotar a tenistas del Top 100 (Garbiñe comenzó la temporada en el puesto 249) asustaba. El desparpajo para moverse por las pistas rápidas es una de sus virtudes, de la cual no pueden presumir muchas españolas. Garbiñe alternó torneos ITF con otros de más entidad. Y ya en la gira estadounidense, en el último torneo antes de Miami, Muguruza Blanco se adjudicó el título en el ITF de Clearwater (25.000$). 

 

De Miami al cielo

Las buenas noticias ya llegaron cuando IMG, la empresa encargada del torneo, otorgó a la española una Wild Card. Estaba entre las más grandes y ya sólo tenía por objetivo dar el máximo. Y resultó ser que el máximo de Garbiñe la podía comparar con las más grandes del mundo. Un 20 de Marzo comenzó Miami y con ello el resplandor de una Garbiñe que tan sólo tenía dieciocho años. La primera en sufrir la derrota fue Ayumi Morita, que se retiró cuando caía 3-0 en el tercer y definitivo set. Pero la victoria importante, la que eleval cielo a Muguruza, fue la consumada ante una Top 10 como Vera Zvonareva. La rusa sucumbió en dos sets sin poder oponer resistencia ante la jugadora formada en la Academia Bruguera de Barcelona. Pero todavía queda más. Flavia Penneta (26º cabeza de serie) se interpuso en el camino de la española. Pero sin presión alguna, centrada en dar el máximo, Muguruza volvió a brillar con más luz si cabe, venciendo en el tie-break del tercer y definitivo set. Un partido igualado que cayó del lado de la jovencísima tenista. Sólo Radwanska pudo evitar que Garbiñe alcanzara los octavos de final. La española acababa de mostrar al mundo su potencial.

Un buen año

Al margen de Miami, Garbiñe cumplió con creces el resto del año. Se mostró muy competitiva ante cualquier tenista, independientemente del nivel de la rival. Y es que, a pesar de ser algo más reacia al polvo de ladrillo, se mostró bastante competitiva. En Fes alcanzó los cuartos de final y en Roland Garros, sólo Lara Arruabarrena pudo evitar que Muguruza alcanzase el cuadro principal. A punto estuvo de hacerse con el ITF de Bucarest (100.000$) donde “Tita” Torró la apartó del título en la final. New Haven, torneo de gran entidad donde a punto estuvo de superar la previa, fue otra de sus grandes actuaciones del año, que ha terminado cerrando en el puesto 110 del ránking WTA.

Objetivos para 2013

La tenista que reside en Barcelona no se ha marcado objetivos concretos para el próximo año, más allá de tratar de ser más constante en su juego. Hace poco más de dos meses que ha cumplido los diecinueve años y ya roza el Top 100 (habiendo llegado a adentrarse en el a lo largo de la temporada). Si mantiene el trabajo y la ilusión cómo hasta el momento, Garbiñe no conocerá techo alguno. Su calidad, ya demostrada, la hace ser quizás la mayor esperanza del tenis femenino español. Seguir avanzando en el ránking y mostrándose competitiva deben ser sus objetivos. También ir reduciendo, como ha hecho este año, la cantidad de ITF disputados. Con Muguruza hay futuro para rato.

Fotografías: EUROPAPRESS