La gran Juve vuelve en Roma

Victoria de gigante, la conseguida por la Juve en el Olímpico de Roma. El equipo cuando mas ausencias tenia y cuando mas necesitaba el triunfo, lo consiguió en el siempre complicado coliseo romano.


La jornada fue propicia para los bianconeros, que vieron como todos sus rivales directos por Europa cayeron con estrépito, por lo que los de Del Neri se colocan a ocho puntos de la zona Champions y con la moral por las nubes que otorga un triunfo así, para afrontar las siete finales que les quedan.


Sin Chiellini y Del Piero, Del Neri se encomendó a Grosso para el lateral izquierdo y tras mas de un mes de ausencia, el lateral zurdo fue de los mejores sobre el campo, recordando sus grandes gestas en 2006 con la azzurra campeona del mundo.

Fabio participó activamente en los dos goles bianconeros, regalando sendas asistencias, primero a Krasic y posteriormente a Matri. Sin duda, con las ausencias de Chiellini, Traore y De Ceglie, las puertas de la titularidad estan abiertas para el campeón del mundo.

Del Neri decidió apostar por el esquema 4-3-3 ensayado durante toda la semana. Matri se quedó como única referencia en ataque, con Pepe y Krasic en las bandas, aunque el serbio tuvo mas libertad y durante muchas fases del partido se le vio tirando al centro.

Gran partido de la media bianconera, con Melo, Aquilani el hoy capitán Marchisio. El centrocampista juventino, estrenó brazalete, ante la ausencia de Del Piero y la fiebre nocturna que impidió a Buffon vestirse de corto, pero la verdad es que hoy nadie le echó en falta y es que Storari estuvo incomensurable.

El portero bianconero lo paró todo. Menez, Totti, Vucinic y compañía lo intentaron de todas las maneras pero el cancerbero juventino salvó lo insalvable y se convirtió en una pieza importante para que el equipo hoy sumara los tres puntos.

En defensa, el equipo empezó flojo y dubitativo, pero con el paso de los minutos se fue asentando, con el gran trabajo realizado por Barzagli y Bonucci en el centro. Motta empezó de titular y fue a mas, pero acabó dejando su puesto a Grygera, tras lesionarse.


En la segunda mitad, también entró Sorensen por un fundido Grosso, que volvió a mostrar las grandes condiciones que le hicieron una vez ser el mejor lateral zurdo de Italia. En la jugada del primer gol, su pausa y temple a la hora de parar el balón en la línea de fondo, levantar la cabeza y colocarse al pie a Krasic, es de aplauso. El serbio la empalmó "estilo Nedved" y abrió la lata a los 14 minutos del segundo tiempo.

Con el gol, a diferencia de la gran mayoria de partidos anteriores, la Juve se sintió cómoda, buscando los contragolpes con la velocidad de Krasic y Pepe y con la movilidad de Matri y supo rematar el partido. Fue Matri a veinte para el final, el que tras recibir un balón al hueco de Grosso, condujo el balón hasta la portería de Doni y batió al portero brasileño por bajo.

Impresionante el rendimiento y la eficacia del ex-delantero del Cagliari que suma 6 goles en 9 partidos, con un total de 17 entre las dos camisetas esta temporada. Es increíble el gran rendimiento que sacó Del Neri al equipo, con solo un punta.

Los propios Krasic y Matri pudieron ampliar la ventaja, pero sus disparos no tuvieron la certeza necesaria. En la Roma, Totti estuvo muy activo en el primer tiempo, pero se fue apagando junto al resto del equipo en la segunda mitad. Menez apenas se prodigó y Vucinic estuvo desaparecido.

En los minutos finales, Del Neri dio entrada a Sorensen y a Salihamidzic por Grosso y Krasic para ganar en seguridad y aplomo. La Juve acabó consiguiendo una victoria de carácter en un terreno complicado y ante un rival difícil, que le aventaja en dos puntos en la clasificación.

Tras la victoria ante el Brescia y la de hoy, la Juve necesita sacar los tres puntos la próxima jornada en casa ante el Genoa, para dar el espaldarazo definitivo de cara a meter verdadera presión a los de arriba. Quedan siete finales, soñar es gratis.