Santa Fe es el campeón

Fueron 37 años, pero al fin, Santa Fe es campeón. El conjunto Cardenal superó por uno a cero al Deportivo Pasto y gritó campeón por séptima vez.

Santa Fe es el campeón
Santa Fe
1
0
Pasto
Santa Fe: Camilo Vargas; Sergio Otálvaro, Julián Quiñones, Francisco Meza, Luis Carlos Arias; Daniel Roa, Daniel Torres, Yulián Anchico, Omar Pérez; Diego Cabrera y Jonathan Copete. DT: Wilson Gutiérrez
Pasto: osé Fernando Cuadrado; Gilberto García, Wilson Galeano, Juan Carlos Mosquera, Marino García; René Rosero, Carlos Giraldo; Kevin Rendón, Omar Rodriguez, Oscar Iván Méndez; y Edwards Jiménez. D.T: Flabio Torres.
MARCADOR: Jonathan Copete Valencia 70'
ÁRBITRO: Wilmar Roldán
INCIDENCIAS: Partido disputado en el Campín de Bogotá. Gran final del fútbo colombiano. 35 mil personas presentes.

Santa Fe salió nervioso, como si tuviera de frente a la historia y, por un momento, se intimidó. Pero jugó, y lo hizo bien. Las primeras opciones fueron para los Cardenales, Jonathan Copete y Diego Cabrera se encargaron de llevar peligro al arco defendido por José Fernando Cuadrado, quien se convirtió en figura, con seguridad.

Aunque Santa Fe fue el que más insistió, el partido no tuvo un ritmo claro. La opciones de anotar fueron confusas y el cotejo vio sus movimientos en la mitad de la cancha. El conjunto de Wilson Gutiérrez estaba ansioso y eso le jugó en contra.

La segunda etapa  empezó igual. Ambos equipos se notaban enérgicos, sin poder concretar la anotación. Los presentes en el estadio se contagiaron de la ansiedad e inseguridad que se veía en el campo y, los 37 años sin título de liga empezaron a pesar.

Pero llegó el gol, y llegó el delirio de los hinchas rojos. Fiesta total. Jonathan Copete puso un punto en la historia Cardenal. Tras un centro, puso la cabeza para revivir la gloria del primer campeón.

Después del gol no hubo tiempo para el fútbol. Sólo nervios fue lo que vivieron lo hinchas Cardenales. Pero lo gozaron. Lagrimas, manos en la cabeza, incredulidad, 37 años, campeonato, más lagrimas, locura y, al final, la séptima estrella.

Increíble, así lo dijo Omar Pérez , así lo vive Bogotá, como en un sueño. Para no despertar.