El Sky conquista el cielo

El Sky conquista el cielo
Bradley Wiggins escoltado por sus compañeros de Sky. Foto: AFP

Hoy, el universo ciclístico le rinde pleitesía a la escuadra británica del Sky. Y no es más para menos. Ganó la partida con astucia, combatividad y cómoda soltura en los diferentes escenarios de guerra que le plantaron sus rivales. Sobretodo por sus tres arcángeles los cuales han demostrado una y otra vez, que son los que mandan la parada en la actualidad. Bradley Wiggins, Chris Froome y Mark Cavendish.

Por un lado, el espigado Wiggins demostró que para ser el rey en la Ciudad Luz es necesario tener mentalidad canibal y físico de minotauro. Éste, logró devorar uno por uno a sus máximos rivales de turno: Evans, Nibali, Menchov etc.  Difícil entenderlo teniendo en cuenta que este atleta británico se formó como corredor de pista donde destacó en pruebas de persucución individual, por equipos y en el conocido Madison, donde logró tres medallas de oro, una de plata y dos de bronce en los Olímpicos de Sidney, Atenas y Pekín. Sin embargo, al mejor estilo de Miguel Indurain, confirmó gran regularidad en la alta montaña y absoluta superioridad en la prueba contrarreloj. 

A su vez, Chris Froome ha confirmado que está preparado para conquistar en poco tiempo una de las tres grandes. Tanto en Alpes con Pirineos, fue el ángel de la guarda de Wiggins. Sencillamente se convirtió en devorador de ciclistas cada vez que el terreno y su equipo se lo permitian, pues en varias ocasiones trazó ataques violentos pero tuvo que soltar el acelerador para salvarguardar a su jefe de turno y compatriota Wiggins. Que se cuiden los Contador o Schleck de este tipo de atletas, ya que al igual que ellos, destacan en todas las pruebas y terrenos que configuran una carrera de esta características.

Y que podemos decir del hijo del viento, aquél ciclista imbatible en los últimos 300 mt llanos. Sí. Mark Cavendish es la ficha que encaja a la perfección en este tridente para conformar el mejor equipo del momento. Siempre se ubica en la cola de sus gregarios y ataca como un rayo negándole la posibilidad a especialistas en este tipo de pruebas siquiera a plantearle batalla. Este ciclista, nacido en la Isla del Man, pinta ser el más grande sprinter de todos los tiempos en caso de seguir con esta regularidad que asombra a grandes y pequeños. Corredores como Cipollini y Pettachi estarán atentos a nuevos trazos de superioridad de este joven corredor.

Y aquí no termina la lista. Rigoberto Urán y Sergio Luis Henao son otras jóvenes promesas que aspiran en un futuro convertirse en los arcángeles del Sky. Ya han dado sus primeros pinos logrando el 7ª y 9ª puesto en la pasada edición del Giro de Italia. Esperemos que encuentren tanto el camino como el soporte para superar las adversidades que se atraviesen en su camino y conformen una dupla temible en el pelotón. 

El imperio británico esta de vuelta y espera dar su estocada final en los Olímpicos de Londres. Seguramente serán los villanos a vencer, o por el contrario, los héroes de una nación sedienta de una medalla dorada en el ciclismo de ruta. El Sky conquista el cielo.....