Barcelona y Emelec dividieron honores en el primer clásico del 2012

Enner Valencia abrió el marcador para los azules y Narciso Mina mediante la vía del penal empató el partido inmortal.

Barcelona y Emelec dividieron honores en el primer clásico del 2012
Barcelona
1
1
Emelec
Barcelona: Damián Lanza; José Luis Perlaza, Jairo Campos, Frickson Erazo; Miguel Ibarra, José Amaya, Michael Jackson Quiñónez (Holger Matamoros min. 71), Carlos Gruezo; Damián Díaz; Pablo Lugüercio (José Ayoví min. 80), Narciso Mina.
Emelec: Esteban Dreer; José Luis Quiñónez, Wilson Morante, Mariano Mina, Oscar Bagüi; Enner Valencia, Pedro Quiñónez, Eddy Corozo (Fernando Gaibor min. 45), Fernando Giménez; Marcos Mondaini (Marlon de Jesús min. 75), Luciano Figueroa.
MARCADOR: 0-1, min. 18, Valencia. 1-1, min. 51, Mina.
ÁRBITRO: Alfredo Intriago. Amonestó a: Valencia (min. 44), Dreer (min. 45), P.Quiñonez (min. 45), J.L.Quiñónez (min. 44), Gaibor (min. 64) en Emelec. Díaz (min. 44), Ibarra (min. 57), Matamoros (min. 79) en Barcelona.
INCIDENCIAS: Partido diferido, válido por la sexta fecha del campeonato ecuatoriano de fútbol. Jugado en el estadio Monumental ante aproximadamente 30.000 espectadores.

El partido más importante del fútbol ecuatoriano fue jugado este miércoles 18 de abril en el estadio Monumental. Más de 30.000 almas se dieron cita en el coloso del salado para ver a un Barcelona que tenía en su banquillo por primera vez a Gustavo Costas y que llegaba al partido tras una gran conmoción generada hace una semana y media, que incluyó la salida de su técnico anterior y que venía de perder por 0-3 ante el Deportivo Quito en el Atahualpa. 

Por su parte, Emelec llegaba en grandes condiciones anímicas, pues venía de lograr su clasificación a octavos de final de la Copa Libertadores tras dos partidos épicos ante Flamengo y Olimpia; además de haber mostrado en Paraguay un muy buen nivel futbolístico.

Ya en el desarrollo del partido, muy aparte de la fiesta vivida en las gradas, el ambiente fue propicio para el juego. Un muy buen clima y sin presencia de lluvia, que empezó a caer luego de la finalización del cotejo.

El partido inició con el equipo local manejando los tiempos del encuentro y a su vez, la pelota. La primera del partido se generó en los pies de Damián Díaz y Pablo Luguercio, cuando desde el centro, el payaso cedió hacia la derecha para el Kitu, quien a su vez devolvió rasante hacia el centro un balón con mucho peligro, que fue despejado por los zagueros.

En el minuto 7 estuvo a punto de caer la primera anotación del partido y no precisamente para el local que controlaba el cotejo, sino para Emelec, que a pesar de llegar con menos frecuencia, lo hacía con más peligro. Y es que en un córner desde la derecha cobrado por Marcos Mondaini, Mariano Mina logró conectar el balón en el segundo poste, estrellándola contra el travesaño.

Dos minutos más tarde, Damián Díaz llevó peligro sobre el arco rival, cuando cobró un tiro libre que Dreer solo alcanzó a contener en dos tiempos.

Tuvo que llegar el minuto 18 para que llegara la primera del cotejo: Enner Valencia ingresó por el centro tras combinar con Luciano Figueroa, eludió a dos rivales, encaró a Damián Lanza y definió de zurda, poniendo la alegría en la hinchada eléctrica, que llegó en gran número al estadio Monumental.

El gol le dio un gran impulso a Emelec, que en el minuto 25 tuvo la oportunidad de agrandar su ventaja, tras un centro vertical de Valencia que cabeceó solo en el área, el argentino Mondaini, balón que atajó Lanza.

Antes del encuentro, se habló mucho acerca de los problemas anímicos de Barcelona, pero es de destacar que en ningún momento del partido se notó ningún problema en ese aspecto en el equipo torero.

Con el paso de los minutos, Barcelona recuperó la posesión de la pelota y fue encimando a su rival; que por su parte contrarrestó los ataques locales con un pressing alto, que le funcionó en el primer tiempo, así como mediante una línea de fondo muy segura.

En el minuto 37, se discutió mucho sobre un presunto penal que no fue dictaminado por el juez Alfredo Intriago, cuando Narciso Mina llegó correctamente habilitado a un pase en profundidad de Díaz, tras lo cual fue derribado en el área por Esteban Dreer. 

Cuando finalizaba el encuentro, Carlos Grueso, juvenil que jugó los 90minutos, lanzó un peligroso tiro de media distancia, que apremió al portero Esteban Dreer

Recién iniciado el segundo tiempo y cuando se notaba un crecimiento en el nivel de Barcelona, Fernando Giménez retrasó erráticamente el balón, dejando este a merced de Narciso Mina dentro del área, a quien José Luis Quiñónez no tuvo otra opción que derribarlo en las 18 yardas. Intriago dictaminó el tiro penal.

Al cobro fue el mismo Narciso Mina, quien mediante un tiro rasante al palo derecho de Dreer, que se lanzó al palo contrario, anotó el empate y puso a celebrar a la parcialidad torera, que convirtió al estadio en un carnaval con bengalas y papeles picados.

Luego del gol, Emelec se replegó por la mejora que manifestó el ídolo en su juego, lo cual no le permitió ir en busca de la victoria.

El resto del partido tuvo un trámite favorable a los locales, que se lanzaron al ataque en búsqueda del gol que le permitiera ganar el partido, lo que nunca se dio, a pesar de las varias opciones que tuvo Barcelona.

Imagenes cortesía de TC Televisión y Gama TV.