Bolt, el hombre más rápido de todos los tiempos

Bolt, el hombre más rápido de todos los tiempos

Usain Bolt ganó sin oposición los 100 metros. Clavó el reloj en 9' 63'', mejorando su record olímpico y consiguiendo su mejor marca desde 2009: un verdadero héroe que aparece cuando más importa.

“¡Soy el más grande! ¡No pueden vencerme!” (Mohammed Ali)

Existen un puñado de pruebas que paralizan cada juego olímpico: sin lugar a dudas los 100 metros llanos, la carrera que define el hombre más rápido del planeta, encabeza la lista, sobre todo desde la explosiva aparición de una figura como Usain Bolt, que buscaba repetir su título olímpico de 2008 ante rivales de mayor fuste y peligro: Yohan Blake, sobre todo; y también Gatlin, Bailey y Powell.

Las semifinales, un par de horas antes de la carrera por medallas, ya fueron un show increíble. En la primera serie Asafa Powell llevó la delantera durante 50 metros, pero Justin Gatlin, el del doping post Atenas 2004, se terminó robando los 100 con el sprint final (paró el reloj en 9,82) y Powell quedó tercero, tras ser superado también por Chourandi Martina (9,91, su mejor marca). El tiempo de Powell (9,94)hacía suponer que estaría entre los dos que pasan por marca a la final (pasan los dos primeros de cada serie y los dos mejores tiempos de las tres series de semis) pero había lugar para la preocupación con una plantilla de 24 corredores donde la mitad acostumbra bajar los 10 segundos.

En seguida entró a la pista el dueño de los juegos 2008, Usain Bolt, en medio de dudas respecto a sus largadas lentas, difíciles de recuperar ante la calidad de corredores que hay en Londres, y sus tiempos, estancados desde 2009. Bolt hizo toda una declaración: tras largar fuerte corrió 70 metros y después aflojó, casi caminando el final. Y aún así realizó una excelente crono de 9,87. Lo secundó Ryan Bailey, el mejor tiempo en las series clasificatorias, bajando su rendimiento respecto a aquella marca de 9,88 con 9,96 en semis.

Llegó el turno de la tercera serie, con Tyson Gay, el tercero en discordia en la lucha Powell-Bolt de los 100 en Beijing, y el archinémesis de Bolt, su compatriota y amigo Yohan Blake. Dominaron la carrera, ganando Blake con la segunda crono del día (9,85) y guardando algo en el final, y mostrándose muy fuerte Gay (9,90). Ya estaban los finalistas, con Powell adentro: por carril 1, Thompson, seguido por Powell, Gay, Blake, Gatlin, Bolt, Bailey y Martina.

LA FINAL

Usain Bolt salió como siempre en la lucha contra la inercia. Apenas relegado, levantó velocidad en los 40 metros y voló: detuvo el reloj en 9,63, nuevo record olímpico por encima de su marca de 2008 y su mejor marca desde 2009, y relegó al temible Yohan Blake, que mejoró su marca personal a 9,75, Justin Gatlin, que también hizo mejor crono personal en 9,79, Gay, con mejor marca de la temporada, y Bailey, que bajó su mejor tiempo, realizado ayer en las series. Hubiese sido la primer final de 100m con todos los corredores debajo de los 10 segundos si no fuera por la lesión de Asafa Powell, el histórico campeón mundial que quedó último.

Bolt silenció las dudas. Seguro, todavía no consigue partidas perfectas y nunca serán rápidas debido a su volumen. Seguro, quizás el Bolt capaz de bajar el límite humano y correr los 100 en 9,5 haya sido el que se pavoneara en 2008 y no éste. Pero todavía no pueden vencerlo, sencillamente. Usain Bolt sigue siendo el hombre más rápido del mundo.