Análisis del rival: Rayo Vallecano

Con 43 puntos ya en su haber, quién se lo iba a decir a Paco Jémez por 2013, el Rayo disfruta de un final de temporada más que cómodo. Posesión, acierto arriba y debilidad defensiva son sus claves.

Análisis del rival: Rayo Vallecano
Larrivey celebra un gol esta temporada. | Autor: Dani Mullor

El juego del Rayo Vallecano es conocido por su trato del balón para llegar al área rival. Paco Jémez aprecia la posesión de balón como método ofensivo y defensivo, para hacer correr al contrario. Prueba de ello es que ha superado a todos sus rivales en ese aspecto, incluidos los tres de arriba, y que ante el Granada dio una demostración de que el fútbol de posesión puede servir para golear, en estos tiempos en los que parece que torna la tendencia.

Su once habitual es el 4-2-3-1 con Rubén en portería, Arbilla y Nacho en los laterales, Gálvez y Zé Castro en el centro de la zaga, Trashorras y Saúl en la manija con Bueno en la media punta y las bandas para Iago Falqué y Rochina. El delantero, el goleador Larrivey, que ha vivido una progresión excelente y por Vallecas se acuerdan mucho de Michu cuando ven al ‘20’ rayista. Seba Fernández, Lass y Baena suelen ser las rotaciones al once.

Respecto al partido de ida, que se saldó con victoria del Athletic 2-1, el mayor cambio será el de Bueno en la media punta y las bandas. Iago Falqué se ha convertido en un hombre determinante para esta segunda vuelta desde la banda izquierda. Destaca por su regate en corto y por su capacidad asociativa. En la otra banda asoma Rochina, que también procede de la masía y por tanto conoce los códigos del toque.

Será interesante comprobar si consigue ganar una vez más el duelo por la posesión el Rayo o si cederá ante un equipo también de toque aunque más vertical como el Athletic.