Bruno Marioni, el Puma más rojinegro

Bruno Marioni es sinónimo de garra, pundonor y sacrificio dentro del terreno de juego. En México jugó para Pumas y Atlas, cuyas aficiones lo recuerdan con mucho cariño.

Bruno Marioni, el Puma más rojinegro
(Montaje: Paco Campos | VAVEL México)

Proveniente del Tenerife, Bruno Marioni llegó a Pumas para el Clausura 2004 e inmediatamente mostró su valía. Con Pumas, vivió quizá la mejor etapa de su carrera: fue campeón de goleo en México y en la Copa Sudamericana 2005; logró un título para la institución auriazul y formó parte de uno de los mejores equipos universitarios que se recuerden en la historia del club, la del 2004.

A pesar de haber salido inexplicablemente del equipo a mediados del 2004, el Barullo regresó a casa la segunda mitad del 2005 y los goles siguieron cayendo a raudales. En total, el argentino mandó a guardar el balón en 34 ocasiones y se convirtió en uno de los refuerzos más importantes que han llegado a Pumas en los últimos quince años. De hecho, el ex delantero argentino sonó muy fuerte para dirigir a Pumas en esta temporada. 

Barullo Rojinegro 

Sin embargo, en el 2008 el destino le tendría le preparado su siguiente destino: el Atlas de Guadalajara. Con los rojinegros se repitió la travesía: a base de esfuerzo, garra y goles, el delantero argentino se ganó un lugar especial en la mente de la Fiel. Si bien el ansiado título nunca llegó, Bruno Marioni se convirtió en el líder y goleador de un equipo que disputó la Copa Libertadores y que llegó hasta la instancia de Cuartos de Final. 

El día del volado 

Una de las anécdotas más recordadas de Bruno enfundado con la rojinegra se dio en el extinto Torneo Interliga 2008: San Luis ya estaba ubicado en la final y su rival era Atlas o Toluca, sin embargo zorros y diablos estaban empatados en todo: puntos, goles a favor y el duelo directo entre ambos, así que el finalista se decidió en un volado, el capitán Marioni escogió “águila”, ganó y Atlas cabalgó hacia la Libertadores.