Casi Salvados

El Sunderland roza la salvación gracias a una gran victoria en Old Trafford por 0-1. Si el Norwich no gana al Chelsea, los de Poyet serán otro año más equipo de Premier League.

Manchester United
0 1
Sunderland
Manchester United: De Gea, Jones, Ferdinand, Vidic, Evra, Nani (Januzaj min.52) , Carrick, Fletcher, Young (Welbeck, min.67), Mata (Van Persie, min.66) , Hernández
Sunderland: Mannone, Vergini, Alonso, Brown, O'Shea, Cattermole, Larsson (Bridcutt min.74), Colback, Johnson (Giacherinni min. 58), Borini, Wickham (Altidore min.65)
MARCADOR: 0-1, min. 30 Larsson
ÁRBITRO: Howard Webb
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 37 de la Premier League disputado en Old Trafford entre Manchester United y Sunderland.

El sueño está cerca. El sueño es real. La remontada, prácticamente un hecho. Si el Norwich no es capaz de ganar al Chelsea el domingo en Stamford Bridge, el Sunderland habrá consumado el milagro. 

Diez puntos en los últimos cuatro partidos. Victorias en Stamford Bridge y Old Trafford. Goleada al Cardiff en un partido clave por la permanencia. Empate en el Etihad Stadium ante el Manchester City. Lo hecho por Gustavo Poyet en esta recta final es digno de elogio.

El Manchester United, comenzó el partido con varias novedades respecto al partido de la semana pasada ante el Norwich. Rooney no llegó a recuperarse de su lesión y su lugar en el campo lo ocupó Chicharito Hernández, hoy desaparecido. También jugaron de inicio Mata y Nani, en detrimento de Welbeck y Antonio Valencia. Ryan Giggs volvió al 4-2-3-1 después del 4-4-2  dispuesto la semana pasada.

Los red devils controlaron la posesión de balón pero les faltaba profundidad. Sin embargo  tuvieron opciones para adelantarse en el marcador. La más clara la tuvo Nani, que tras haber superado a dos rivales y haber perdido la pelota, le acabó cayendo el rechace para ejecutar un potente disparó que se fue rozando el larguero de la portería rival.

A pesar del dominio local, los equipos con hambre son imprevisibles. Y el Sunderland tenía hambre. Wickham se salió del área, su hábitat natural, para caer en banda y recibir un balón en profundidad. Su lugar lo ocupó Larsson. El sueco llegó como una bala para recibir el centro de su compañero. No perdonó ante un De Gea que nada tenía que hacer. El Sunderland se adelantaba en Old Trafford. Su buena disposición defensiva, le llevó hasta el descanso con esa ventaja. 

Nada como el orden

El Manchester United comenzó la segunda parte empujando. Pocas ocasiones claras pero sí más profundidad y sensación de peligro respecto a lo visto en la primera parte. Sin embargo, el Sunderland era una roca impenetrable. Los extremos ofrecían a los laterales continuas ayudas para que sus rivales no les superaran en el juego por las bandas. 

Ni siquiera la entrada de Welbeck y Robin Van Persie inquietaron la portería de Mannone. El 4-5-1 del equipo de Poyet resultó un muro con el que los locales chocaron en toda la segunda parte.  Así se llegó hasta el final del partido. El detalle más feo lo dejó Vidic. Debió ser expulsado tras una durísima entrada sobre el norteamericano Altidore.

El Manchester United, fuera de cualquier posibilidad de entrar en Europa la próxima temporada ya piensa en el verano y la remodelación de la plantilla y la llegada de un nuevo entrenador. El que suena con más fuerza es Louis Van Gaal. Sin embargo, aún es pronto para saber quien será el sustituto de Giggs. 

Por su parte, el Sunderland está a punto de consumar el milagro. Veremos si Mourinho le hace un favor a Poyet. Si no es así aun le quedan seis puntos por disputar. La salvación está a la vuelta de la esquina. Enhorabuena por el entrenador uruguayo y su fantástico trabajo tras sustituir a Paolo Di Canio.