La corona llega tarde o temprano
Rosberg besando el trofeo en la gala de la FIA | Foto: Fórmula 1

“Lo bueno que tienen los sueños es que pueden hacerse realidad”, fueron palabras del mítico Pierre de Coubertín y cuánta razón tuvo. Después de dos subcampeonatos (2014 y 2015), Nico Rosberg pudo consagrarse por primera vez en su carrera. Debió doblegar a Lewis Hamilton, que dio pelea hasta la última fecha e hizo lo posible y hasta lo imposible por retener la corona, pero todos los esfuerzos fueron en vano ya que su compañero de equipo y principal rival se quedó con la gloria.

Desde el punto de vista de equipo, para Toto Wolff, cabeza del equipo Mercedes, poco le importaba quién se consagrara, sino que su equipo volviera a demostrar la misma hegemonía que viene demostrando desde 2014 cuando el nuevo reglamento técnico los favoreció considerablemente.

Paso a paso de la temporada de Nico: un sube y baja

El año comenzó fantástico para el alemán: ganó de forma consecutiva las cuatro primeras carreras del año y todo parecía que sería un dominio de principio a fin del piloto teutón. El Gran Premio de España fue un clic para Rosberg. En una maniobra confusa en los primeros compases de la carrera, las dos Flechas de Plata colisionaron y ambos quedaron afuera de la carrera. Desde el muro de los boxes no podían creer lo que veían.

Hamilton se agigantó con el bajón anímico de su compañero, se impuso en las dos carreras siguientes y cortó una racha de ocho competencias sin triunfos. Nico pudo adjudicarse el Gran Premio de Bakú y cuatro victorias en fila del británico lo ponían en la cima del campeonato por primera vez en el año.

En el tramo final de la temporada, Rosberg ganó en Bélgica, Italia y Singapur para recuperar la punta del campeonato tomar distancia sobre Lewis. El Gran Premio de Malasia vio abandonar a Hamilton por problemas en el motor y tras la victoria del alemán en Suzuka, la diferencia entre primero y segundo quedó en 33 unidades. Nico estaba a tiro de la hazaña. Le bastó con ser segundo las últimas cuatro carreras para, al igual que su padre, festejar un título en la máxima categoría del automovilismo mundial.

La carrera de un campeón

206 carreras disputadas para conseguir su único título mundial. El Gran Premio de Bahrein de 2006 fue su carrera debut dentro de la categoría reina. Tras haber ganado la GP2 Series un año antes, Frank Williams vio su talento y no dudó en tenerlo bajo su estructura. Estuvo cuatro temporadas en el equipo británico donde cosechó dos podios y dos records de vuelta. A finales de la temporada 2009, anunció su paso a Mercedes donde las posibilidades de conseguir su primer triunfo eran mucho más factibles que en Williams.

Recién en el Gran Premio de China de 2012 cosechó su primera victoria, aunque no pudo redondear un campeonato regular y no alcanzó a demostrar lo que llegaría posteriormente. En 2014, con las nuevas mejoras técnicas, el equipo de Brackley fue superior a sus rivales y dominó a gusto las tres temporadas. Rosberg peleó hasta el último Gran Premio de 2014, pero Lewis Hamilton, su compañero de equipo, se alzó con el título. Sin embargo, este año, pudo dar vuelta la balanza y alcanzó el título.

Bajo la escuadra alemana se adjudicó 23 victorias, 30 pole positions, 17 vueltas rápidas, 55 podios y un título mundial. Además, se dio el lujo de ganar en los trazados históricos de la Fórmula 1: se alzó con la victoria en el principado de Mónaco, en Silverstone, en Monza, así como también ganó en la noche de Singapur.

Padre e hijos campeones

La tradición del automovilismo va pasando de generación en generación y Nico Rosberg logró emular lo hecho por Keke Rosberg, su padre, en 1982. Keke a bordo de un Williams FW07C (en la primera parte del campeonato) y el nuevo modelo FW08 (en la parte final) logró darle a la escuadra de Sir Frank Williams el primero de varios títulos dentro de la máxima categoría. 24 años después, a bordo de un Mercedes W07, su hijo consiguió su primer título mundial y se convirtió en la segunda pareja padre-hijo campeones del mundo.

Graham Hill fue campeón en 1962 con un monoplaza del equipo de Owen Racing Organisation y seis años después con un Lotus se alzó con su segunda corona dentro de la categoría. En 1996, su hijo Damon, a bordo de un Williams FW18 ganó el campeonato del mundo y logró igualar lo realizado por su padre.

El retiro

Tan solo cinco días después de haber conquistado el título mundial, sorpresivamente Nico Rosberg anunció su retiro de la Fórmula 1. Para los amantes del automovilismo fue un baldazo de agua helada. En su Facebook, el alemán publicó una carta anunciando el porqué de su retiro, a los 31 años.

La carta explicando los motivos

“Llevo 25 años en las carreras. Mi sueño era convertirme en campeón del mundo de Fórmula 1. Ese ha sido siempre mi objetivo y ya he conseguido escalar esa montaña. Estoy en la cima, así que siento que esto es lo correcto. Estoy muy agradecido a toda la gente que me ha ayudado a cumplir este sueño.

Les aseguro que esta temporada ha sido muy dura. Lo he dado todo tras haber sufrido dos decepciones en los dos últimos años, que hicieron que me motivase a unos niveles nunca vistos antes. Pero también ha tenido impacto en mis seres queridos, porque ha sido un esfuerzo para toda la familia. No encuentro las palabras adecuadas para dar las gracias a mi mujer Vivian, que ha entendido que este era mi año y nuestra oportunidad. Ha cuidado de nuestra hija cada noche y ha dado un paso adelante cuando las cosas eran difíciles, poniendo nuestro campeonato en primer lugar.

Cuando gané en Suzuka, el título pasó a estar en nuestras manos, y ahí empecé de verdad a sentir presión. Comencé a pensar que, si lograba el título, finalizaría mi carrera. En Abu Dhabi, el domingo por la mañana, sabía que iba a ser mi última carrera. Quise disfrutar de la experiencia, sabiendo que era la última vez, y cuando se apagaron las luces viví las 55 vueltas más intensas de toda mi vida.

Tomé la decisión el lunes por la noche, después de reflexionar durante un día, y se lo dije primero a Vivian (su mujer), Georg (de su equipo de representantes) y Toto (jefe del equipo Mercedes). Lo único que hace que esta decisión sea complicada es que dejó a mi familia de las carreras en una posición complicada, pero Toto lo entendió, porque sabía que estaba totalmente convencido. De lo que estaré siempre más orgulloso de mi carrera será de haber ganado el campeonato del mundo con un equipo tan increíble como Mercedes.

Ahora, quiero vivir el momento durante las próximas semanas, recordar la temporada disfrutando de la experiencia, y después giraré la esquina y veré qué me depara la vida”.

Por lo pronto, lo único en concreto es que Nico Rosberg no estará la próxima temporada compitiendo, no podrá defender el título y no podrá darle revancha a Lewis Hamilton. ¿Es un adiós o un hasta luego?. Las puertas siempre estarán abiertas para que el alemán vuelva a la máxima categoría del automovilismo mundial y sobre todo Mercedes lo espera con los brazos abiertos. Por ahora, habrá que esperar. ¡Salud Nico!

VAVEL Logo