El príncipe que nunca fue rey

Se cumplen cinco años del deceso de Guido Falaschi en el autódromo Juan Manuel Fangio de la ciudad de Balcarce. Aquel día fue una mancha negra en el automovilismo argentino.

El príncipe que nunca fue rey
Guido Falaschi posando sobre su Ford Falcon #16 | Foto: Revista Corsa

Momentos que son difíciles de olvidar. Aquel fin de semana, penúltimo de la temporada 2011 del Turismo Carretera, fue la despedida del recordado Guido Falaschi. La imagen de su Ford en la recta opuesta, la nube de tierra, el auto cruzado en medio de la pista y el Torino de Néstor Girolami embistiéndolo de lleno, son imágenes grabadas en las retinas de los espectadores y periodistas.

El Príncipe tenía todo para ser un gran piloto y lo había demostrado en las otras categorías donde había corrido. En 2008 fue campeón de la Fórmula Renault 2.0 y subcampeón del TC Pista, en 2010 ganó la Copa América del Top Race V6. En ese 2011, estaba corriendo en el TC 2000 con un Renault Fluence semioficial del equipo de Sergio Polze y en el TC bajo la estructura del HAZ Racing Team.

Balinotti: "La lesión que produjo la muerte fue una fractura en la base del cráneo, lo que une la cabeza con la columna. Sólo presentaba esa lesión grave y lamentablemente le ocasionó la muerte"

El inicio del fin de semana en Balcarce había anunciado lo que posteriormente pasaría. El viernes Agustín Canapino se quedó sin frenos en la curva inicial y su Chevrolet terminó destruído fuera del autódromo. Por suerte, Canapa la sacó regalada. "Demasiado barata la sacamos; le agradezco a la vida que la puedo contar", decía conmocionado el piloto de Arrecifes en su vuelta al box.

Falaschi necesitaba el triunfo para soñar con llevarse la Copa de Oro del Turismo Carretera y, hasta la última vuelta estuvo muy cerca de la victoria. Dejó todo en pista, incluso su vida. Ese 13 de noviembre de 2011, por primera vez, se silenció todo el autódromo.

En ese momento de la carrera, Falaschi se encontraba segundo pero Oscar Larrauri pierde el control del auto y el Príncipe sale despedido hacia el interior de la pista, golpeando los muñecos de goma, que no estaban enzunchados. Por eso, no absorbe la fuerza del impacto y lo devuelve a la pista. Gullermo Ortelli no puede dominar su Chevrolet y termina chocando al piloto de Las Parejas y lo deja en el medio de la cinta asfáltica. Posteriormente, Néstor Girolami lo embiste de una forma brutal; siendo el último golpe el causante de su deceso. Fue un accidente que terminó de la peor manera. "No falló nada...", había sido la triste frase de Oscar Aventín, ex presidente de la ACTC.

Rodolfo Balinotti, médico de la ACTC, había confirmado que la muerte de Guido Falaschi se produjo por el golpe del auto de Néstor Girolami y no por los dos choques anteriores. "Muere del impacto del (auto) de Girolami; ninguno de los otros impactos le hace nada", aseguró Balinotti, quien destacó que "no tenía ninguna lesión cervical".

¿Que hubiera pasado si la ACTC hubiera tenido en cuenta lo sucedido con Canapino el día viernes? ¿Se hubieran revisado las medidas de seguridad? ¿Hubiera fallecido Falaschi?. Son todos interrogantes que surgieron tarde. Lo concreto es que Guido descansa en paz. Desde aquella vez, nunca más se corrió en Balcarce.

Video del tremendo accidente

Este es un fragmento de la carrera de Balcarce, extraído de la transmisión de Carburando, con los relatos de José Luis Benedetto y los comentarios de Sergio Tenaglia.