'Manu' fue clave para un nuevo triunfo de los Spurs

Luego de la caída ante Phoenix y cuatro días de descanso, los Spurs volvieron al ruedo esta noche en el inicio de la nueva temporada de la NBA. En esta ocasión recibieron en el AT&T Center a Atlanta, quienes llegaron con un récord 1-1 y querían dar su primer golpe en territorio ajeno.

Los locales comenzaron mejor: con una gran actitud defensiva y buena rotación de pelota, los de negro dominaron el ritmo de juego. Tim Duncan lideró la carga a la hora de marcar para conseguir tres tapas y así los de Popovich pudieron golpear en el contraataque. Cuando tuvieron que ejecutar con un buen marcaje visitante, Green y Leonard golpearon desde lejos. Así a Teague y sus compañeros se les complicó seguir el paso del dueño de casa, quien se llevó el primer parcial 27-15.  

En el inicio del segundo período todo parecía indicar que la noche iba a terminar temprano. Parker y Joseph tomaron el control de la pelota en ataque y lideraron a los del oeste a una racha de 9-2. Sin embargo, con la rotación llegó la pérdida de movilidad de pelota y los hombres de Popovich apelaron más al juego de penetración individual. En este modo de juego, los de azul ajustaron el marcaje hombre a hombre para evitar que los oponentes se escapen. Con un buen trabajo de Teague y Horford en la pintura, los Spurs se fueron al descanso con un triunfo de 49-39.

Tras el descanso la dupla Ginóbili-Diaw lideró la carga para los locales y así levantaron el nivel. Una racha anotadora volvió a poner arriba a los campeones defensores por un margen de 13 puntos (62-49). Pero el equipo de Popovich cometió muchos errores en el movimiento de pelota por la presión que ejercieron los Hawks. De esta manera Atlanta fue descontando de larga distancia para ponerse a tiro 68-62.

Un nuevo buen arranque en el último cuarto volvió a separar a San Antonio. Ginóbili fue clave no solo en su anotación, sino también en la conducción. Con eficacia y precisión ayudó a que sus compañeros anoten. Los de Mike Budenholzer se negaron a retirarse con las manos vacías. Con tres tiros desde lejos se metieron en el golpe a golpe y allí mejoraron su trabajo en la defensa para continuar forzando errores del local.

A falta de 1:16 la visita se puso arriba por un doble (90-88) de Horford, pero apareció Manu. El bahiense mantuvo la calma en el momento definitorio y lo metió a Korver donde quiso: el ayuda-base le hizo una falta tirando de tres y así tuvo ese número de lanzamientos de la línea. Fiel a su estilo, convirtió todos ellos para poner el juego 91-90. En la siguiente acción Duncan tapó a Korver y metió uno de sus dos tiros desde la línea para sentenciar el 92-90.

Teague anotó para ponerle un final aún más dramático y la bola volvió a quedar en las manos del argentino. El máximo exponente del básquetbol nacional encaró, sacó la falta y cobró para el 94-92. En la última (3.8 segundos) presionó en la salida por lo que Antic debió lanzar desde media cancha y Diaw, con una tapa, le negó el milagro.

Ginóbili finalizó la noche con 12 puntos, 4 rebotes, 3 asistencias y 2 pérdidas en 25:55.  Los máximos anotadores de la noche fueron Tony Parker, Tim Duncan, DeMarre Carroll y Paul Millsap con 17.

San Antonio se mantiene invicto en el AT&T Center, allí cosechó sus dos derrotas mientras que la derrota fue en cancha de los ‘Suns’. Si bien el juego no fue el mejor, todo triunfo sirve para seguir trabajando en el inicio de esta nueva temporada. A pesar del desgaste, no habrá tiempo para descansar ya que este jueves por la noche viajará a Houston para medirse en uno de los clásicos Texanos ante los Rockets. El juego será desde las 21:00 en el Toyota Center.

VAVEL Logo