El campeón sigue a su ritmo
Foto: NBA

La noche de miércoles se mostró con muchísima actividad en la NBA. Producto de 10 partidos, las novedades fueron sin cesar en la liga de básquet más importante del mundo. Pero el partido más importante no llegó en el ‘Prime Time’, sino bien en la madrugada argentina cuando Golden State Warriors y Los Angeles Clippers, los dos invictos del oeste, se midieron en Oakland.

Para desazón nacional, el cordobés Pablo Prigioni nuevamente fue un espectador de lujo en el banco de suplentes en vez de estar presente en la cancha para armar el juego de su equipo. Con esta ausencia, el argentino sigue con una sola presentación entre los cinco partidos oficiales que disputó el elenco de Doc Rivers.

En cuanto al partido propiamente dicho, nuevamente los flashes siguieron al MVP de la pasada temporada, Stephen Curry. En un partido muy parejo, el base fue fundamental (otra vez) con su capacidad de tiro. El hijo del ex jugador Dell Curry anotó 7 de los 11 lanzamientos de tres que efectuó y los aportó en momentos claves para que el dueño de casa mantenga su liderazgo durante el partido. Él cerró planilla con 31 puntos.

Por el lado visitante, el brillo vino de parte de Chris Paul. El base titular angelino nuevamente fue importantísimo en la organización de su equipo pero también fue efectivo con sus penetraciones y tiros de media distancia. Él fue el máximo anotador de la visita con 24 puntos y además aportó 9 asistencias. También se destacó Blake Griffin, quien anotó 23 unidades, se quedó con 10 rebotes y dio 6 pases para que sus compañeros anoten.

Con estas tres estrellas como foco, y las buenas apariciones de tanto Harrison Barnes para el local como DeAndre Jordan para el visitante, el último cuarto inició con la visita arriba por 3 (85-82) gracias a un doble de Austin Rivers, el hijo del entrenador Doc. El primero en tomar distancia fue el equipo que vistió de rojo, que con los pases de Paul llegó a encontrarse arriba por una máxima de 10. Sin embargo, Barnes montó, a base de dos triples y dos dobles, un 10-1 para volver a poner al local en partido.

Ahí fue cuando Curry volvió a aparecer en escena. Con dos bombazos puso a su equipo arriba 103-99 y desde entonces los dos equipos tuvieron muchos problemas a la hora de intentar ser eficaces. Eventualmente llegó el empate, pero Curry anotó 7 de los últimos 9 puntos locales (en realidad 13 de los 15 finales) para que el dueño de casa se imponga 112-108.

Con este triunfo, Golden State es el primer equipo, desde la temporada 2010-2011, que gana sus primeros cinco juegos. Los Angeles Lakers eran los últimos en tener este hito. Por otro lado, la duda recaerá en el entrenador Rivers ya que sobre el final se notó un descontrol ofensivo en la visita. Solo Paul intentó manejar el ritmo. ¿Ingresará de una buena vez Pablo?

Los otros resultados de la noche:

Indiana Pacers 100-98 Boston Celtics

Atlanta Hawks 101-87 Brooklyn Nets

Cleveland Cavaliers 96-86 New York Knicks

Houston Rockets 119-114 Orlando Magic

Milwaukee Bucks 91-87 Philadelphia Sixers

Phoenix Suns 118-97 Sacramento Kings

Utah Jazz 92-108 Portland Trail Blazers

VAVEL Logo