Los Clippers caen en casa
Foto: NBA

Los Clippers caen en casa

El equipo dirigido por Doc Rivers perdió en el Staples Center 111-102 frente a Indiana Pacers  y sumó su sexta derrota.

FedeFrescino
Federico Frescino

Indiana Pacers dio el golpe y venció 111-102 a Los Ángeles Clippers (16-6) en el Staples Center para sumar apenas su segundo triunfo como visitante y emparejar su récord a diez ganados y diez perdidos.

Los Clippers venían de una soberbia actuación en Cleveland ante el último campeón y era el principal favorito para llevarse este encuentro ante unos Pacers que no vienen teniendo la temporada que esperaban, en parte por el bajo rendimiento de su estrella Paul George y las continuas lesiones de parte del equipo.

Los entrenados por Doc Rivers terminaron 28-17 arriba el primer cuarto en lo que todo el mundo pensó que iba a ser una demostración de lo que vendría luego en el partido. Pero ya en el segundo parcial, Indiana recortó ventajas gracias a la producción ofensiva de su quinteto titular: Liderados por Thaddeus Young que hizo 17 puntos, el resto de los que iniciaron, más dos que salieron desde la banca, pasaron las diez unidades. Los Pacers se iban 48-52 abajo pero con una manifestación de lo que estaba por venir.

Y lo que pasó es lo siguiente: el tercer cuarto Indiana neutralizó a su rival, sacó provecho de sus ofensivas y superó a los Clippers 35-17, para dar vuelta el partido y obtener una buena ventaja (83-69). La clave estuvo cuando en el comienzo del cuarto Paul George encestó cinco puntos seguidos para poner a su equipo arriba en el marcador que luego junto a sus compañeros se encargaron de no perderla más pese a la insistencia de los Clippers que se terminaron llevando una ingrata sorpresa. 

Los Pacers no perdieron esa ventaja que sacaron en el tercer cuarto, pero a punto estuvieron de hacerlo ya que cuando quedaba un minuto para el final, los Clippers se pusieron a cuatro puntos tras una tremenda volcada de DeAndre Jordan en la que corrigió un tiro de J.J. Redick y además sacó la falta. Sin embargo, el pívot hizo gala de su baja efecividad en libres y no anotó ese punto bonus. En la siguiente jugada, con un segundo restante en el reloj de posesión, Paul George, quien apareció poco pero siempre estuvo en los momentos clave del partido, anotó un triple desde la esquina para sentenciar el partido y demostrar por qué es uno de los mejores jugadores de esta liga.

 

VAVEL Logo