En el último suspiro
Foto: NBA

En el último suspiro

Minnesota se impuso como visitante ante Phoenix por 112-111 con el tiro ganador de Andrew Wiggins en la última jugada. El alero fue el goleador de los lobos con 31 puntos.

sebaavitiello
Sebastián Vitiello

Los Timberwolves (17-28) nuevamente se meten en la senda victoriosa. Anoche consiguieron su tercer triunfo seguido frente a los Suns (15-30), que siguen con balance negativo en casa (8-13).

El destacado: el canadiense Andrew Wiggins aportó 31 puntos, 6 rebotes, 3 asistencias y el tiro ganador para Minnesota. Lo mejor de Phoenix estuvo en las manos de Devin Booker con 26 tantos.

La visita comenzó mejor en el arranque del juego logrando un parcial de 12-5 para sacar distancias. Los Suns tardaron en reaccionar y llegaron al doble dígito promediando el primer cuarto (11-14). Luego fue el turno del anfitrión de devolver favores y con un parcial de 10-5 pasó a liderar el marcador (21-16). Pudo controlar las ofensivas de Minnesota y se llevó el cuarto inicial por 27-23.

Otra buena producción ofensiva de Phoenix logró un 11-4 que lo dejó con una controlable diferencia (38-27). Sin embargo, se fue quedando con el correr de los minutos y aparecieron los Wolves, que con ofensivas correctas y tiros efectivos se pusieron a uno (38-37). La tarea en ataque de Minnesota incrementó e hizo del cuarto el mejor del partido en goleo (36). Igualmente, los Suns se hicieron fuertes en defensa y a Minnesota le costó doblar la historia a su favor, hasta que el local quebró faltando 2’ y los lobos pasaron al frente (53-54) para irse al entretiempo en ganancia de tres: 56-59.

En el tercer período, los Wolves tomaron el liderazgo del encuentro cuando se escaparon por ocho (60-68). Los de Thibodeau no cesaron sus ataques y lograron sacar 12 de máxima (68-80). Fue ahí donde volvió a aparecer Phoenix, que encontró espacios para distribuir su juego ofensivo y sumado a algunas desatenciones de Minnesota tanto en ataque como en defensa, se pusieron a ocho y cerraron en desventaja 79-87.

Los Suns ajustaron algunas falencias ofensivas y en el amanecer del período final arremetieron con todo para ponerse a cuatro (86-90). Algunos pasajes erráticos de Minnesota le jugaron en contra y fue el momento donde Phoenix aprovechó para pasar a liderar el  juego a falta de 7’ (93-92). Todo el resto del cuarto estuvo parejo y ningún equipo pudo despegarse del otro con total claridad. El partido entró en el momento de mayor tensión cuando la visita sacó tres faltando 1’ (106-109), luego Phoenix empardó (109-109) y mandó a la línea a Wiggins, que convirtió uno de los dos libres (109-110). El local, en la ofensiva siguiente, devolvió por la misma vía con Tucker que realizó los dos y puso al frente a los Suns (111-110), y en la última bola de la noche, Minnesota buscó a Wiggins para tratar de llevarse el partido y el canadiense no defraudó.

Los puntos altos: en el local, Tyson Chandler (22 puntos y 17 rebotes). En los lobos, Karl-Anthony Towns (18 y 10).

Estadísticas

http://www.espn.com/nba/boxscore?gameId=400900100

Próximos

Los Suns visitarán a Denver y Minnesota recibirá a Indiana.

VAVEL Logo