Un juego de amigos en el Roberto Pando

Las estrellas argentinas del básquet se enfrentaron divididos en blancos y negros, en un juego espectacular y lleno de anécdotas.

Un juego de amigos en el Roberto Pando
Un juego de amigos en el Roberto Pando | Fotos: Juego de las Estrellas

   Tras la carrera de habilidades y el torneo de triples, luego de un show de baile y muchos regalos para el público, llego el momento más esperado: el Juego de las Estrellas.

   Entre luces y gritos comenzó la presentación, detrás de la palabra “ESTRELLAS” salieron: Facundo Campazzo, Paolo Quinteros, Adrián Boccia, Walter Herrmann e Ignacio Alessio, el quinteto inicial del equipo blanco. Ubicados del lado rojo del pando, vieron como salían sus compañeros: Nicolás de los Santos, Juan Pablo Cantero, Leonel Schattmann, Bruno Barovero, Pablo Espinoza, Martín Leiva y el DT Sebastián González.

   Luego fue el turno del conjunto negro, que tuvo como quinteto inicial a: Nicolás Laprovittola, Luca Vildoza, Franco Giorgetti, Nicolás Romano y Roberto Acuña. Y como acompañantes a: Maximiliano Stanic, Eric Flor, José Vildoza, Lucio Revido, Máximo Fjellerup, Javier Saiz, Héctor Martirena y el DT Guillermo Navarrete. Ellos se ubicaron del lado azul.

   Finalizada la presentación espectadores y jugadores apreciaron en las pantallas del estadio un vídeo en conmemoración de aquellos que hicieron del juego lo que es hoy, pero ya no nos acompañan para verlo. En las imágenes aparecieron entre otros: León Najnudel, Antonio Chiche Gornatti y Mariano Latorre.

   Con los jugadores acomodados en el centro de la cancha y en los bancos, con la expectativa de la gente al máximo; se apaga la música que acompaño todo el evento, queda el estadio en silencio. Suena el pitido del árbitro y se da comienzo al gran juego.

   La primera pelota es del equipo blanco y al llegar al aro Adrián Boccia abre el marcador con dos puntos. Idas a un aro y al otro, con mucha tranquilidad, no es necesario sumar a morir, ellos saben que esto es un juego con amigo. Hay tanto silencio que se escuchan los ruidos y los comentarios dentro de la cancha.

   La primera jugada de lujo llega por parte del equipo negro. Luca Vildoza roba el balón, corre hacia el extremo opuesto de la cancha y llegando al área realiza un santo y pasa la pelota debajo de sus piernas abiertas hacia un compañero que realiza una anotación de tres puntos desde un lado de la cancha.

   Minutos después Paolo Quinteros pasa por debajo de sus piernas la pelota que recibe Campazzo para realizar una volcada al aro, sumando para el equipo blanco. A lo que Luca responde con una colgada del aro.

   Se pide un tiempo, si bien los jugadores no están cansados ya que juegan y no se sobre cargan, este sirve para respirar mejor y hacer un cambio de plantel, que les da la posibilidad a otros jugadores de lucirse en cancha.

   Es un juego liviano, lindo de ver. Con intentos de grandes jugadas, con juegos y charlas entre jugadores, pases que vuelan por encima de toda la cancha y son recibidos de una punta a la otra con mucha comodidad. La marca es mínima, todos se lucen y sonríen. Todos y cada uno realizan jugadas de color, se cuelgan del aro y llaman la atención. Saben que hoy se trata de divertirse y de realizar un gran espectáculo.

   Una amistad notoria dentro de la cancha fue la de Campazzo con Vildoza. Los jugadores vienen de enfrentarse por la final de la liga española, pero acá no hay ni la más mínima rivalidad. Se sonríen, se hablan, se bromean, se marcan; se divierten como niños en la cancha.

   En la segunda mitad, el debutante del juego Franco Giorgetti le tapa a Herrmann una volcada, con una sonrisa ambos se miran, el publico ríe y comenta el acto. Cuando vuelve la pelota, el joven hace caso omiso al nuevo intento que finaliza en punto.

   En el final del tercer cuarto se le da lugar en ambos equipos a Ignacio Behr y Mateo Soñora del Club Imperio Juniors de la Ciudad de Buenos Aires, son dos jóvenes que se encuentran en el juego gracias a ser los ganadores del Torneo Relámpago de 3x3 entre los clubes de barrio. Reciben pases de grandes jugadores de la liga, fallan sus anotaciones, pero saben que están viviendo un momento único.

   El partido finalizó 110-98 a favor del equipo blanco. El MVP del partido fue Facundo Campazzo, sin duda uno de los jugadores que más show le aportó a la noche. Una de sus mejores anécdotas de la noche es su rivalidad con Nocioni.

   Durante el torneo de volcadas el jugador del Real Madrid “criticó” al jurado por una puntuación, a lo que el jugador de la Generación Dorada contestó: “Quiere estar acá, primero que vuelque la pelota”. Siguiendo el juego Facu recibe un pase de sus compañeros, corre y se cuelga del aro. Dentro de la cancha se escuchó: “Chapu, para vos”.

   La mejor jugada del partido viene también por parte del MVP. Finalizando el segundo tiempo Maximo Fjellerup erra una volcada bajo el aro, estando solo. Campazzo es el encargado de sacar para el equipo blanco, le realiza un pase al jugador del negro y este convierte su volcada. Pero faltando segundos en el marcador Facundo saca y convierte un punto desde el otro lado de la cancha para el conjunto blanco.