Francamente una gran Liga Sudamericana
Franca campeón. Foto: gentileza de Germán Ruíz

Francamente una gran Liga Sudamericana

Franca de Brasil dio el zarpazo en el estadio Angel Sandrín y venció a Instituto 94 a 90. El MVP de las finales fue el rendidor David Jackson. Los cordobeses cerraron un gran paso por el certamen sudamericano.

ramigaraffa
RamiroExequiel Garaffa

El crecimiento institucional y deportivo de Instituto es indiscutible. Esta vez, no pudo darse, pero valió la pena tanto esfuerzo. Detrás quedaron varios equipos de la talla de Baurú, el ascendente Olimpia, Quimsa y Libertad de Sunchales. Más allá de la final perdida ante Franca de Brasil, el equipo cordobés dejó su marca en la Liga Sudamericana y se prepara con todo para encarar la Liga Nacional. 

En el estadio Angel Sandrín, los locales pusieron toda la carne en el asador para hacer frente a la banda brasilera que aprovechó todas las fallas de Instituto. Esto se vio, mas que nada, en el epílogo del juego cuando el equipo rojiblanco se quedó sin eficacia en el ataque y encima cometió errores defensivos que resultaron letales pero esclarecedoras para Franca. Cipolini y Jackson fueron claves, además del eficiente André Goes que demostró sapiencia en las linea de libres.

Instituto tuvo en Gastón Whelan y Luciano González como los jugadores que cambiaron el ritmo del partido cuando más lo ameritaba. Es que Franca instituyó una diferencia de cinco puntos en el primer cuarto (9-14) gracias a un punzante David Jackson. Sin embargo, los locales emparejaron el partido y culminaron el primer cuarto igualados en 16.

El partido siguió la misma tesitura, teniendo en el ex Bahía Basket y el ex la Unión de Formosa como polos de referencia rojiblancos en el encuentro. Pero lo más importante ocurrió en el tercer cuarto, cuando los dirigidos por Facundo Muller sacaron una diferencia de 10 puntos y ganaron, en ese tramo, la lucha interna con Sam Clancy indestructible y Pablo Espinoza que hizo bien el trabajo sucio.

El 50% en tiros de campo de Franca le permitió volver adelantarse en el marcador. Ahí se pudo apreciar la mano del DT brasilero: Helinho. El hijo de Helio Rubens, cuando jugó en Uberlandia, era base y con una mano terrible desde el perímetro. Esto, sumada a la capacidad de resolución en los minutos finales, resultaron vitales para que Franca que se quedara con el campeonato.

Instituto todavía tiene hojas para seguir escribiendo su historia en el capítulo de las proezas americanas.

 

 

VAVEL Logo