Recuperar la mística, esa es la cuestión

Otra derrota para los dirigidos por Capelli, que con esta ante La Unión por 70 a 61 , sumó su tercer caída al hilo. El deseo de ingresar a los Playoffs se diluye y la preocupación es cada vez más grande.

Recuperar la mística, esa es la cuestión
Con 15 puntos, el escolta cordobés fue la figura del cotejo (Imagen: La Liga Contenidos)
La Unión
70 61
Boca Juniors

En la historia de la Liga Nacional, el conjunto xeneize siempre figuró como protagonista del certamen. Y más cuando Sergio Hernández se presentó como entrenador. En esa época, Boca logró salir campeón de la Liga, la Copa Argentina y el Campeonato Sudamericano en la temporada 2003/04. Eso lo convirtió en uno de los equipos más poderosos del país, obviamente que con un equipo muy diferente al del presente: Leo Gutierrez, Paolo Quinteros, Martín Leiva, entre otros.

Pero hoy la realidad es otra. Con Adrián Capelli al mando y luego de varios problemas dirigenciales, los de la Ribera están pasando por un momento de desesperación. Como lo viene diciendo VAVEL, el Xeneize no encuentra la regularidad que cualquier equipo busca. No es que tiene malas actuaciones, pero en el momento donde hay que definir, muchas veces falla o entra dormido.

Y así es como ingresó al Cincuentenario de Formosa para enfrentar a La Unión. Muy golpeado por las derrotas anteriores, el auriazul no encontró el juego que suele buscar y en un primer tiempo para el olvido, donde no estuvo efectivo y el rival jugó un buen básquet con Facundo Piñero encendido desde los tres puntos (4/5),  quedó abajo 39 a 26.

En el tercer período, Boca intentó achicar el marcador pero sin intensidad. Encima La U no bajó los brazos y siguió bien arriba con Torin Francis y Shaun Green apostando al contragolpe. Con el resultado 53 a 39, el Xeneize tuvo que quemar todas las naves en el último segmento. La distancia en el tablero y la diferencia entre ambos equipos fue la clave para que los de Guillermo Narvarte sentencien el match por 70 a 61.

Nuevamente los de La Boca se quedaron con las manos vacías y la incertidumbre crece a grandes rasgos. Ahora tendrá que apostar a ganar en la Bombonerita y hacer valer la localía. Para eso, el objetivo del plantel y el cuerpo técnico debe ser recuperar la mística.