Sorpresa en Corrientes

Quilmes fue mejor en la segunda mitad y venció a San Martín por 92-88 para salir del último lugar en el sur. Walter Baxley fue la figura con 39 puntos, aunque también fue clave Luca Vildoza con 18 unidades.

Sorpresa en Corrientes
Foto: La Liga Contenidos
San Martín de Corrientes
88 92
Quilmes MDP

Mientras los Playoffs se acercan, los mejores equipos de cada zona buscan ganar cada uno de los partidos de su zona en el afán de acercarse a lo más alto y pasar directamente a semis. Sin embargo, esto no fue lo que ocurrió en Corrientes este viernes por la noche. Más allá de ser de los mejores equipos del norte y como local en general, San Martín no pudo con un corajudo Quilmes que lo venció por 92-88.

En esta sorpresa que se dio mucho tuvo que ver el norteamericano Walter Baxley. El estadounidense la rompió y sumó 39 puntos, 5 rebotes y 3 asistencias en 40 minutos de juego. El hombre más destacado del conjunto de La Feliz tuvo la base de sus estadísticas en la penetración constante ya que no solo anotó 12 dobles (24) sino que también forzó faltas para sumar en los 15 tiros libres que lanzó.

El momento clave de la noche para el triunfo marplatense estuvo en el tercer cuarto. Después una levantada de la visita antes del cierre de la primera mitad (46-38), Quilmes logró rápidamente una racha de 10-0 para pasar al frente. Con una defensa que controlo el empuje de San Martín hacia la pintura liderado por Jeremiah Wood (máximo anotador del local con 24), el ataque supo tener su mejor ritmo. Además del importantísimo Baxley, fue clave Luca Vildoza tanto en la distribución de juego como con 12 puntos para un parcial de 33-16 que llevó la historia al último cuarto 71-62.

Los últimos diez minutos tuvieron un juego de rachas. El primero en conseguirla fue San Martín, que volvió a establecer los cimientos defensivos y con una constante apelación al contraataque, de la mano de O’Bannon y Wood, logró una racha de 16-2 para volver a estar al mando. Y cuando todo parecía derrumbarse para Quilmes, Vildoza logró dos robos importantes en defensa para que Baxley logre un 6-0 que le permitió volver al mando y cerrar la historia desde la línea.