La conquista más deseada

El Xeneize, que necesitaba de una victoria para poder cambiar los ánimos, derrotó a Sionista por 81 a 76, en el estadio Moises Flesler. Los de Paraná quedaron comprometidos en la Conferencia Norte y en La Boca las esperanzas siguen intactas.

La conquista más deseada
(Imagen: La Liga Nacional)
Sionista
76 81
Boca Juniors
Sionista: R. García 19 (Figura), C. Westbrook 16, L. Goldenberg 11, F. Giorgi 12, E. Domínguez 4 (FI), J. Sandrini 2, D. Hure 0, A. Pau 11 y J. Jasen 1. DT: Santiago Vesco.
Boca Juniors: J. Treise 19, J.M. Rivero 16, L. Gargallo 8, Ramírez Barrios 22 (Figura), K. Hernández 6, N. Ferreyra 4, A. Weigand 0 y J. Collins 6. DT: Adrián Capelli.
MARCADOR: 20-19, 23-19, 16-22 y 17-21.
ÁRBITRO: Alejandro Ramallo y Oscar Martinetto.

Boca Juniors está pasando uno de sus peores momentos en la historia de la Liga. No puede encontrar un nivel estable de juego y cuando sale de la Bombonerita se le complica más. Luego de la aplastante derrota ante Estudiantes de Concordia, los dirigidos por Adrián Capelli siguieron la gira por Entre Ríos para enfrentar a Sionista y así poder lograr un triunfo en condición de visitante que lo ayude a salir de abajo. Boca sin Boccia por lesión en su rostro y los de Paraná sin su entrenador Sebastián Svetliza, quien presentó la renuncia al cargo y su lugar fue ocupado por el interino Santiago Vesco

Tanto Sionista como Boca estaban obligados a llevarse un triunfo. Esa presión hizo que los dos primeros cuartos sean de una gran paridad, ambos equipos estuvieron flojos en defensa y la única opción en ataque fueron los lanzamientos desde la línea de tres puntos. Por el lado del Xeneize, el base Treise (2/5 en triples-19 pts) y Ramírez Barrios (3/5 en triples-22 pts), y para los de Paraná, Charlie Westbrook (3/6 en triples-16 pts). La diferencia la sacó Sionista por 43 a 38 aprovechando la buena efectividad de sus jugadores y haciendo valer la localía. Igualmente eran sólo cinco tantos y cualquier cosa podía ocurrir.

El conjunto conducido por Capelli salió convencido a dar vuelta el resultado con Juan Manuel Rivero como bandera, que haciendo lucir su efectivida desde los 6,25 metros, sacudió la red anotando 16 puntos (4/7 en triples). Sin embargo el match tuvo muchas idas y vueltas: el dueño de casa tuvo a Reynaldo García Zamora muy metido en partido y eficaz a la hora de convertir. Con 19 tantos, 9/11 en tiros internos, se convirtió en el máximo anotador del local y en la esperanza de Santiago Vesco para poder ganar el encuentro.

En un final bastante ajustado, el Auriazul exprimió el jugo de la experiencia de alguno de sus jugadores y con el marcador 81 a 76 a su favor, pudo conseguir el triunfo que buscaba. Lo que más le cuesta a Boca es ganar de visitante, y esta vez cumplió el objetivo. ¿Será el comienzo de una levantada?