Toronto derrotó a Boston con un imparable inicio de Scola

Toronto Raptors venció a Boston Celtics por 105-91 en la noche del viernes. Kyle Lowry fue la figura con 32 puntos, 5 asistencias y 4 rebotes, mientras que el argentino Luis Scola fue el segundo máximo anotador con 17 puntos (todos en el primer cuarto).

Toronto derrotó a Boston con un imparable inicio de Scola
Foto: NBA
Toronto Raptors
105 91
Boston Celtics

Toronto encamina sus últimos partidos de cara a los Playoffs. El equipo canadiense logró su tercera victoria consecutiva para consolidarse en lo más alto de la Conferencia Este (segundo, después de Cleveland Cavaliers) y se ilusiona con una buena actuación en postemporada.

El partido comenzaba con un Luis Scola encendido. El capitán de la selección Argentina volcaba todo su oficio ante la permisiva defensa de Boston, colando 10 puntos en los primeros 6 minutos, para permitir a Toronto un parcial de 21-8. Los Celtics no podían frenar a 'Luifa' quien terminaba el primer cuarto con 17 puntos, entre ellos 3 triples, para coronar un fantástico cuarto para el y su equipo, que terminaban el primer corto con ventaja de 30-14.

Al comienzo del segundo período, Dwane Casey sentaba al protagonista Luis, quien pasaba la llama a Kyle Lowry. El base de Toronto mantenía el ritmo de su equipo con un dominio absluto en penetraciones, triples y asistencias. Los Raptors se sentían sumamente cómodos en el encuentro, tal es así que iban al descanso con ventaja de 14 puntos (55-41).

En el retorno de las acciones, Boston ponía en aprietos a Toronto con la aparición de su sexto hombre, Isaiah Thomas. El pequeño base ex Phoenix, volvía loco a Cory Joseph para poner a su equipo a tiro de la remontada. Pese al esfuerzo de DeRozan y Ross, R.J Hunter metía un bombazo sobre la bocina para finalizar el tercer período con desventaja de 5 puntos (79-74).

En el cuarto final, Toronto metía un parcial de 14-2 para sacar una buena ventaja de 17 puntos (93-76). Esta ráfaga de los locales iba a ser crucial en los minutos definitorios, el equipo de Dwane Casey controlaba el partido a placer para maquillar el final con los suplentes en pista, resultado que finalizaba en 105-91 a favor de los suyos.