Y un día, Golden State perdió

Los Celtics cortaron la racha de los Warriors de 54 partidos ganados de manera consecutiva en condición de local al vencerlos por 109-106. Golden State aún tiene su mira puesta en superar el récord de los Bulls.

Y un día, Golden State perdió
Thomas, la estrella de la noche / Foto: NBA
Boston Celtics
109 106
Golden State Warriors

Todo tiene un final todo termina. En la noche del viernes, la increíble racha de 54 victorias en hilera que tenían los Golden State Warriors en el Oracle Arena (récord en NBA) llego a su fin. Los Boston Celtics se hicieron fuertes y lograron lo que ninguna otra franquicia pudo hacer: vencer a los vigentes campeones en su casa. Fue 109-106 para los de Brad Stevenson que se afianzan en el sexto puesto de la Conferencia Este con 44 ganados y 32 perdidos.

Por su parte, los Warriors se mantienen en lo más alto del Oeste con un impresionante 68-8. A pesar de esta caída, los dirigidos por Steve Kerr, con el pasaje a los playoffs asegurado, solamente tienen algo en mente: batir el récord de más victorias en una temporada, el cual, por el momento, pertenece a los Chicago Bulls (72-10) que fueron campeones en el año 1995.

Isaiah Thomas con 22 puntos, Evan Turner con 21 y Jared Sullinger con 20 y 12 rebotes fueron las grandes figuras de Boston, en una noche que los hinchas de los Celtics recordaran por siempre.  El próximo desafío para los ganadores serán Los Ángeles Lakers en el TD Garden.
En Golden State, Stephen Curry tuvo una gran noche al firmar 29 unidades. Sin embargo, el MVP de la pasada temporada regular falló un triple a falta de poco más de cinco segundos, lo que hubiese llevada el partido a OT. Los Warriors visitarán Portland para enfrentarse con los Trial Blazers.

Con siete minutos por jugarse, Boston lideraba el encuentro (96-103). A pesar de esto, Golden State, con un triple de Harrison Barnes a falta de 10 segundos, se puso abajo por la mínima (106-107). Tras el tiempo muerto de Stevenson, un desacierto defensivo le permitió a Thomas encestar un doble y obligar a los Warriors a jugar rápido. Eso hicieron, pero un intento fallido de triple por parte de Curry, para luego otro, con idéntico resultado, de Barnes hicieron que Golden State perdiera un partido en casa luego de 430 días.

Lo mejor del último cuarto: