Villanova, épico campeón universitario

En un cierre de película y con un triple contra la chicharra de Kris Jenkins, los Wildcats vencieron 77-74 a los North Carolina Tar Heels. En el subcampeón la rompió Marcus Paige con 21 puntos, 7 rebotes y 6 asistencias.

Villanova, épico campeón universitario
Foto: NCAA

Después de ver la final del básquet universitario estadounidense, el mundo del deporte se hace una pregunta: ¿habrá final tan épica en este 2016 como la que protagonizaron Villanova y North Carolina en Houston este lunes? Mientras la cabeza fantasea y la mente imagina diversos posibles escenarios, hay que destacar que este juego no solo tuvo un cierre de película, sino que también fue un partidazo durante sus 40 minutos de juego. El mismo terminó coronando a los Villanova Wildcats por un ajustado 77-74.

La primera mitad -se juegan dos tiempos de 20 minutos- tuvo un inicio parejo hasta que Villanova empezó a demostrar que tuvo a la mejor defensa en la liga. Haciendo paradas claves en defensa y forzando pérdidas, el equipo de Jay Wright tuvo oportunidades en la ofensiva que no dejó pasar para tomar distancia. Allí el dúo Joel Berry-Marcus Paige tomó protagonismo. El primero de ellos anotó 14 puntos consecutivos mientras que el segundo le dio constantemente grandes pases para que la universidad que vio crecer a Michael Jordan -quien estuvo en la tribuna- vaya al descanso arriba 39-34.

En el inicio del complemento, Villanova arremetió nuevamente con su gran defensa. El constante intenso marcaje llevó a que North Carolina baje su porcentaje de eficacia y pueda remontar de la mano de unos pequeños gigantes como Phil Booth y Ryan Arcidiacono para tomar una ventaja máxima de 10 (67-57). Sin embargo, el líder del juego no pudo saldar su falta de altura y en los rebotes fue ofreciendo una puerta a la épica. Explotando el juego interno, Joel Berry llevó a su equipo a estar atrás por la mínima con 1:06 en el reloj (69-70).

Booth anotó dos libres, Peige respondió con una corrección a su propio tiro y Hart le dio a Villanova una distancia de tres puntos desde la línea (74-71). Allí, con cuatro segundos en el reloj, Peige mostró una capacidad triplera del nivel de Stephen Curry al sacar un bombazo desde más que atrás de la línea de los tres puntos para igualar la contienda con cuatro segundos en el reloj.

Con su gente atónita y el rival en éxtasis por un inminente e impensado suplementario, Arcidiacono subió la pelota con un Kris Jenkins que lo acompaño en todo momento esperando tener esta oportunidad épica. Al base con pasado en Italia lo doblaron con la marca y este no tuvo otro descargue que ir al ‘2’. Allí Jenkins, más cercano a la media cancha que a la línea de triples, sacó en suspensión un lanzamiento que despertó la locura de todos. La pelota entró después de la bocina para darle un inolvidable cierre 77-74.

El cierre de pelicula:

El asombro de su jugada abrió los ojos de todo el mundo. Pocas veces en la historia del básquet se vio un cierre así, de película y justo en una final que observan todos los managers generales de la NBA pensando en las elecciones del draft. Después de lo ocurrido, sorprendería que Kris Jenkins, quien marcó el triple del final para redondear una tarea de 14 puntos y 2 robos, no sea electo en la primera ronda del evento. Su lanzamiento le dio el segundo título a Villanova Wildcats, que cortó una sequía de 31 años sin tener la gloria máxima.

Phil Booth (20 puntos) y Ryan Arcidiacono (16 unidades) del campeón, y Marcus Peige (21 unidades, 7 rebotes y 6 asistencias) y Joel Berry (20 pts, 4 pases para anotar y 3 pelotas en los tableros) del subcampeón, serán nombres a recordar pensando a futuro después de una final que invitó a soñar a todo el mundo basquetbolístico.