Toronto venció a un difícil rival con nivel de playoffs

Toronto Raptors venció a Charlotte Hornets por 96-90 en la noche del martes. DeMar DeRozan fue figura con 26 puntos, 7 rebotes y 6 asistencias, mientras que el argentino Luis Scola aportó 5 puntos en la victoria.

Toronto venció a un difícil rival con nivel de playoffs
Foto: NBA
Toronto Raptors
96 90
Charlotte Hornets

Toronto volvió a la victoria, luego de la derrota en San Antonio, el equipo de Dwane Casey venció a Charlotte (sin el francés Nicolas Batum) para afirmarse como candidato en la Conferencia Este. El equipo canadiense se afirmó en la segunda posición de su conferencia y esperará esta semana su rival de Playoffs entre Indiana, Detroit, Chicago y Washington que luchan por las últimas dos plazas de postemporada.

El partido entre Toronto y Charlotte iba a tener un fuerte comienzo del local, con un gran dominio en la pintura por parte de Jonas Valanciunas, los Raptors metían un parcial de 18-11. El escolta DeMar DeRozan iba a tener un destacado cierre con varios aciertos desde las penetraciones para cerrar el primer corto con ventaja de diez puntos (26-16).

En el segundo cuarto de la primera mitad, los suplentes de Toronto iban a seguir dominando a unos Hornets desconocidos y perdidos por la ausencia de Batum, una de sus principales figuras. DeMar DeRozan iba a seguir encendido, el escolta llegaba a los 17 puntos con 9 seguidos en el tramo final, una actuación de liderazgo absoluto para que Toronto fuera al descanso largo con ventaja de 56-42.

En el inicio de las acciones, DeRozan iba a seguir tomando el mando de su equipo. Los jugadores de Raptors apoyaban todo su juego ofensivo en el escolta, para que estos se encargaran únicamente de una buena presión defensiva. Con un juego equilibrado y las cosas claras, Toronto disputaría el último cuarto con una amplia ventaja de 75-59.

Con el partido casi definido, Kyle Lowry iba a encender la llama de los triples. El base anotaba sin compasión para dejar a los suyos arriba en el marcador por 14 puntos (91-77). No obstante, el buen último tramo de Walker y Williams iba a poner presión en Toronto, ya que entre ellos metían un enorme parcial de puntos para dejar a los suyos con sólo ocho de desventaja, pero el tiempo no bastaba para la remontada y los locales, con un buen aguante defensivo, se llevaban el encuentro por 96-90.